Julio 10 de 2019

En Colombia se necesitan cinco personas para producir lo mismo que un trabajador en Estados Unidos. ¿Por qué? Capital Humano habló con Marcela Eslava, economista de la Universidad de Los Andes.

Colombia, de acuerdo con el Informe Nacional de Competitividad 2018-2019 del Consejo Privado de Competitividad, ha crecido en lo social y lo económico durante los últimos 15 años. Pero tiene un problema de productividad, de generación de valor y de innovación.

Las empresas en países desarrollados producen más y mejor con el mismo capital económico y de trabajo que las colombianas. No es de extrañar que, según explica el informe, en 2015 Colombia necesitara cinco trabajadores para hacer lo mismo que una persona en Estados Unidos.

Marcela Eslava, investigadora y docente de la  Universidad de Los Andes, es una de las autoras del informe. Ella explica que este fenómeno afecta el crecimiento: “La productividad es lo que puede permitir que el país se vuelva más desarrollado”.

Le puede interesar: Estas son las tendencias tecnológicas que impactarán el mundo laboral en 2019

En las empresas, específicamente, el tema apunta a las capacidades gerenciales, algo en lo que a Colombia, según Eslava, le va particularmente mal.

Cuando se encuestan empresarios sobre contratación de personal y seguimiento de procesos, estamos lejos de adoptar prácticas que mejoren la productividad”, dice la investigadora y señala que Colombia está rezagada incluso con respecto a América Latina: “Estamos en posiciones similares a las de algunos países del África subsahariana”.

La segunda parte del problema tiene que ver con la innovación. No solo porque no se usa tecnología que mejore los procesos productivos sino porque los productos, en sí mismos, son poco innovadores. “No se trata solo de la cantidad de producto que se hace por empresa o por colaborador, sino cuánto valor se genera. Necesitamos adoptar tecnologías más eficientes”.

Siga leyendo: retos y avances que trae la inteligencia artificial a la gestión del talento

El tercer aspecto tiene que ver con que la relación de las empresas con el Estado es costosa o, en algunos casos, conflictiva. “Por un lado —explica Eslava—, un grupo de empresas relativamente reducido está sometido a regulaciones muy costosas. Por el otro, una masa muy grande escapa del radar de esas regulaciones y genera competencia desleal, como pasa con el sector informal. Todo esto hace que el crecimiento sea más difícil y costoso”.

Sin lugar a dudas, Colombia afronta retos importantes a nivel de políticas públicas para abordar esta problemática, que afecta directamente el desarrollo económico del país.

Vea aquí por qué Medellín es la capital de la innovación en Colombia

¿Está interesado en mejorar la productividad de su empresa? Regístrese en Capital Humano y encuentre información útil sobre actualidad, tendencias, estudios, recomendaciones y otras claves sobre innovación.

 

También le puede interesar