Colsubsidio

TALENTO HUMANO

Obtenga resultados óptimos y colaboradores más comprometidos aprendiendo a delegar responsabilidades

OBTENGA RESULTADOS ÓPTIMOS Y COLABORADORES MÁS COMPROMETIDOS APRENDIENDO A DELEGAR RESPONSABILIDADES

Delegar es un acto de confianza y un concepto que debe estar claro desde el área de Recursos Humanos para enseñarle a los líderes de los equipos a empoderar a sus colaboradores. Conozca cómo hacerlo de forma efectiva

Uno de los principales errores a la hora de asumir un cargo directivo está en no saber delegar o rehusarse a hacerlo, bien sea por miedo o inseguridad a que fallen los procesos. Sin embargo, es recomendable asignarles tareas a los colaboradores para lograr mejores resultados y no sobrecargarse de responsabilidades, algo que puede afectar a la organización.

Confiar en la persona a la que se le van a delegar responsabilidades es crucial, pues le da tranquilidad y seguridad al líder de que las cosas se realizarán de la forma como este lo haría. Por eso, es fundamental que desde el proceso de selección el área de RR.HH visualice al candidato como un apoyo, dispuesto a sacar adelante toda tarea que se le asigne.

Luis Salazar, director general de la empresa S & S Consultores y Talentos, explica que el “generar confianza le da la posibilidad a un gerente de crear espacios de empoderamiento con la gente que tiene a cargo y así pasar de la gestión meramente operativa a ejecutar una más estratégica”.

El área de Recursos Humanos debe desarrollar programas de capacitación, identificar líderes al interior de la organización para que guíen a los nuevos colaboradores y establecer metas alcanzables durante ese período de empoderamiento. Así, el nuevo colaborador se sentirá capaz de cumplir con las tareas asignadas y, tanto el jefe como el área de Gestión Humana podrán monitorear su desarrollo profesional.

De esa manera, los gerentes y líderes comienzan a depurar responsabilidades y los colaboradores van apropiándose de distintos proyectos, sacándolos adelante como si fueran propios.

Eso sí, los jefes o líderes no se deben desentender de los procesos, ya que son quienes siguen estando a la cabeza de la gestión, del área y de la organización.

¿Qué labores delegar y cómo hacerles seguimiento?

En principio, toda tarea se puede delegar, siempre y cuando el colaborador dé indicios de estar bastante comprometido con el proyecto. Y también, que sea una persona que genere confianza y que previamente haya demostrado que puede asumir grandes responsabilidades.

Para hacer este proceso más fácil, el área de Recursos Humanos debe convencer a los gerentes de que el delegar tareas les permitirá liberarse de algunas responsabilidades para concentrarse en las que mayor peso tienen para la empresa.

Al igual que los colaboradores, los líderes también deben recibir una orientación de cómo hacerlo. Se recomienda comenzar por determinar qué se va a delegar, para ello es útil hacer una lista de tareas en donde se especifique el tiempo aproximado que se tardan en ser realizadas y la prioridad que tienen. Después, el gerente debe capacitar a sus colaboradores para hacer estas labores y especificarles qué espera de ellas al final.

Conforme vaya pasando el tiempo se podrán delegar proyectos más grandes. Por eso, es importante revisar cómo ha sido el desempeño de un colaborador en determinado cargo y el grado de responsabilidad con el que lo ha asumido.

También es importante que los gerentes comuniquen de forma clara qué se espera por cada tarea delegada y dejar por escrito los recursos necesarios y tiempos para su realización. Así se evitan malentendidos.

Para hacerle seguimiento se recomienda conversar, que haya retroalimentación, espacios para enterarse de cómo van las cosas y que sirvan para escuchar las inquietudes y solicitudes que tenga al equipo. Asimismo, el realizar reuniones colectivas al principio, a mediados y al terminar el ciclo del proyecto, para verificar que todo se esté cumpliendo según lo planeado. De esta manera, se sentirá un apoyo constante de su líder, quien debe estar dispuesto a aclarar las dudas de sus trabajadores, ya que se encuentran en un proceso de aprendizaje.

Delegar tareas permite tener “una organización más integral y circular, donde haya empoderamiento, algo que genera satisfacción global e individual. Además, ayuda a mejorar el clima y la cultura organizacional; mantiene la motivación, permite sacarle el mejor provecho a las competencias de los colaboradores y las empresas se vuelven más productivas y rentables”, afirma Salazar.

Compártanos su experiencia al momento de delegar responsabilidades en nuestra página de Facebook: Revista Capital Humano