Mayo 29 de 2018

No es extraño que en una compañía los colaboradores soliciten permisos para ausentarse de sus labores en determinados momentos, pues las jornadas de trabajo ocupan casi todo el día de las personas, impidiéndoles realizar diligencias personales, asistir al médico u ocuparse de otros temas importantes de su vida. Por lo que probablemente usted ya habrá lidiado con estas solicitudes, algunas de ellas mediadas por temas legales y otras consensuadas en equipo.

En todo caso, es importante saber cuándo es una obligación por ley y cuándo podría negociarlos con los empleados. “En Colombia, además de las ausencias por vacaciones, existen varios permisos o licencias reglamentadas por ley: maternidad, paternidad, calamidad doméstica, luto, entierro de compañero de trabajo, derecho al voto, jurado de votación, licencia sindical, entre otras. También están las que no se regulan, como los permisos para citas médicas, pues al tratarse de un derecho fundamental, el empleador debe respetar el acceso a la salud en la medida de sus posibilidades”, explica Carlos Schmidt, presidente de la junta directiva de Acrip Bogotá y Vicepresidente de RR.HH. de Cemex Colombia.

En video: ¿Cómo encontró Unilever el balance entre los beneficios y la productividad?

Adicionalmente, el empleador está en su derecho de otorgar licencias tanto remuneradas como no remuneradas si así lo acuerda con sus empleados. Entre los permisos no regulados se encuentran las licencias no remuneradas para acciones de desarrollo como inmersiones o cursos en otros idiomas, programas universitarios en el exterior y asuntos familiares y personales excepcionales. También le puede interesar: ¿otorgar o no una licencia no remunerada?

“En la práctica, cada vez es más común que las compañías decidan incluir como parte de su oferta de valor permisos adicionales a los de ley, que les permitan a sus empleados disfrutar de más tiempo libre y balancear el trabajo con su vida personal. Entre los beneficios más comunes que las organizaciones están dando actualmente se destacan el día o medio día de cumpleaños, la tarde del día viernes (con horarios recortados y/o continuos) y días de vacaciones, adicionales a los 15 anuales de ley”, explica Schmid.

Brindando las anteriores posibilidades, desde el área de Recursos Humanos se podrían regular los permisos, pues de esa manera las personas hacen uso de esos beneficios y se reducirían en cierta medida las ausencias. Cabe aclarar que “si no se trata de un permiso de ley o que vulnere un derecho fundamental, el empleador está en posibilidad de negarlo. Sin embargo, la gran mayoría de las empresas otorgan permisos de manera regular siempre y cuando sean razonables en forma y tiempo, y mientras no afecten el normal desarrollo del negocio”, agrega Schmid. Conozca aquí cuáles son los motivadores detrás del salario emocional.

En general, salvo que sea un tema recurrente y de mucha duración, las ausencias por permisos no deberían afectar el clima laboral. Es muy importante que las empresas tengan lineamientos o políticas claras, y que las apliquen de manera equitativa en su personal para evitar problemas de clima laboral.

Además, “el otorgamiento de los permisos debe guardar un equilibrio entre las necesidades del trabajador y las necesidades de la empresa, puesto que algunos empleados abusan de las citas médicas para no laborar, de manera que la empresa debe buscar la forma de asegurar que no se afecte su operatividad ante posibles abusos de sus trabajadores”, afirma el portal web Gerencie.com. Por ejemplo, en el caso de las personas que trabajan por turnos, se les podría hacer la recomendación de aprovechar el tiempo libre para resolver asuntos personales.

De igual forma, cuando se otorga un permiso es fundamental que los procesos continúen funcionando con normalidad, por lo que es aconsejable llegar a acuerdos con el colaborador, como por ejemplo, el dejar todo listo para el día del permiso, apoyarse de los demás compañeros para cubrir algunas tareas o si llega dos horas más tarde a trabajar, permitirle que permanezca en la oficina dos horas más. Todo esto depende de la manera de operar de las compañías, si es por horario o por resultados. Le contamos cómo gestionar adecuadamente los flujos de trabajo antes de salir a vacaciones.

En todo caso es importante saber que el trabajador no solo se dedica a laborar, sino que tiene otros espacios en su vida: es padre, hijo, hermano, estudiante y demás. Por lo que dar un permiso no afectará la productividad de la empresa si lo gestiona adecuadamente; incluso, esto puede ser un gran incentivo para las personas, pues se sentirán comprendidas por la organización y querrán retribuir este beneficio con su labor.

Lo invitamos a registrarse en nuestra comunidad y aprender más sobre la gestión del recurso más importante de la organización: su Capital Humano.

También le puede interesar