Febrero 1 de 2018

Pensar en una compañía que no utilice alguna herramienta digital es imposible hoy en día. Más si se trata de multinacionales o de aquellas que manejan grandes volúmenes de información y datos sensibles. De ahí que departamentos como TI (Tecnologías de la Información) sean fundamentales para el buen desarrollo de sus procesos. Sin embargo, para que estos se den de manera óptima, los colaboradores que lo integran deben tener un perfil específico.

Para entender cuáles son los requerimientos para cada uno de los cargos de dicha área, es importante que Gestión Humana se reúna con el encargado de TI, quien debe proporcionar la información acerca de los procesos que se manejan en el área y cuáles son las necesidades que tienen, con el fin de establecer en conjunto qué skills debe tener el candidato para ocupar determinado cargo.

Al momento de seleccionar un colaborador para que haga parte de este equipo, el reclutador debe evaluar que el candidato posea una lógica de procesos. Esto significa que esté al tanto de lo que se hace en la organización, con lo cual se garantiza que las estrategias que proponga estén acordes al modelo y naturaleza de la compañía.

El portal Search Data Center, experto en estrategias y operaciones para TI, señala que es importante determinar el nivel de experiencia que se requiere, con el fin de determinar el grado de responsabilidad que deberá asumir el candidato. También, sugiere que haya un acercamiento con las universidades que ofrecen pregrados y maestrías relacionadas con el tema, para tener en el radar posibles candidatos.

Entre los aspectos que RR.HH. debe evaluar al momento de hacer la entrevista se encuentra el interés que pueda tener acerca de temas relacionados con la seguridad; si es una persona inquieta y autodidacta, y si maneja el idioma inglés, pues un alto porcentaje de los programas y documentos relacionados con seguridad informática y otros temas se encuentran disponibles en esta lengua.

Asimismo, es fundamental que esta persona tenga una buena comunicación porque, aunque se dedica a manejar la tecnología, será quien se encargue de solucionar los problemas técnicos que puedan surgir en la organización. Por ello, debería saber explicar por qué suceden las cosas, ser paciente y escuchar las inquietudes de los demás colaboradores.

Estas cualidades deben identificarse en el proceso de selección, haciendo una prueba donde se exponga un caso hipotético. Durante la entrevista, además de verificar las habilidades comunicativas, se requiere una prueba técnica, donde se evalúen los conocimientos en materias como: seguridad informática, ética, razonamiento lógico, entre otras, y que varían de acuerdo con .las necesidades de la organización.

Además, es fundamental que la persona esté familiarizada con soporte técnico, pueda manejar solicitudes y conozca el canal por el que se hacen: ya sea por teléfono, correo electrónico o, si el caso lo requiere, de forma presencial. Esto significa que el candidato debe tener una buena comunicación y cualidades de líder, ya que estará encargado de solucionar con celeridad los problemas técnicos que puedan surgir en la organización.

La proactividad es importante

Como se está hablando de un experto en TI, este debe utilizar el tiempo libre en la mejora de los procesos tecnológicos de las organizaciones. ¿Cómo? Programando limpieza y mantenimiento a los equipos, configurando y actualizando dispositivos y por supuesto, estando al tanto de las últimas tendencias en tecnología.

Por eso es importante contar con una persona altamente capacitada, pues será quien pueda expresar cuándo es momento de cambiar un equipo, adquirir un nuevo software y justificar ante las directivas porqué debería hacerse.

Otros conocimientos que se deben tener para desempeñar este rol se relacionan con el manejo de Hardware y Software y sistemas operativos básicos como Windows, IOS o Linux. Asimismo, es fundamental que el candidato responda rápidamente y con calma frente a cualquier eventualidad, y que sea propositivo para optimizar procesos.

A lo anterior se le suma el conocimiento sobre protocolos de seguridad, pues desde esta área se establecen los permisos y restricciones que tienen los demás colaboradores al momento de abrir, modificar o eliminar archivos, descargar aplicaciones o programas y visitar determinadas páginas web.

Igualmente, esta persona debe poder diseñar un plan para asegurar la información digital. Esto debe incluir filtros de spam, antivirus, despliegues de firewalls, anti-spyware, entre otros, para evitar la pérdida o el daño de la información. Le puede interesar: Recursos Humanos, blanco de los hackers.

Es recomendable que antes de contratar a una persona para estos cargos se revise que no haya tenido antecedentes penales y, al momento de ingresar a la organización, hacerle firmar un contrato de confidencialidad para evitar inconvenientes y garantizar la protección de la información de las personas, clientes y en general de la organización.

Es importante que converse con su colaborador sobre su experiencia en copia de seguridad de datos y recuperación de información, para saber dónde almacenar los datos, respaldarlos y tener planes de contingencia en caso de que se pierda información importante.

“Contar con un experto en tecnología permite estar a la vanguardia en las tendencias de los nuevos procesos y programaciones; de esta manera la organización puede responder rápidamente a las diferentes necesidades tanto del negocio, como del cliente en el día a día”, explica Sebastián Trujillo, Gerente de Psy-Tech, aliado estratégico de empresas en el área de Gestión del Talento Humano.

Aunque los perfiles pueden variar según la necesidad de la organización, es ideal que las áreas de TI cuenten con expertos en programación, diseñadores, desarrolladores y expertos en soporte tecnológico.

Por otra parte, a medida que crece el personal de su empresa o las ventas hay que optimizar las herramientas digitales. Para ello, “se debe hacer una reingeniería constante de los procesos y mirar posibles variables como (mayor número de clientes, cambio de imagen, ampliación del portafolio…) y establecer si se necesita un experto que haga los procesos más amigables y eficientes”, recomienda Trujillo.

Tenga en cuenta que ir de la mano con la revolución tecnológica le permitirá optimizar procesos, mejorar la productividad, disminuir y evitar gastos innecesarios y facilitar la comunicación, entre otros beneficios. Le puede interesar: Competencias digitales, por Rafael González

También le puede interesar