Octubre 16 de 2018

Le contamos las ventajas de diseñar programas de formación y entrenamiento propios para aprovechar los hallazgos generados por la misma organización y aplicar el conocimiento adquirido directamente sobre las necesidades de la compañía.

Como una forma de impulsar el desarrollo humano y académico de sus empleados, muchas empresas apuestan por apoyarlos para que estudien, ya sea una carrera técnica, tecnológica o profesional; hasta una especialización, una maestría o un doctorado, pues según los expertos, las mismas compañías entienden que ese nuevo conocimiento va a contribuir a la organización”, explica el diario La República.

Y aunque muchas empresas ofrecen subsidios para que sus colaboradores estudien y crezcan a nivel profesional, hay otras que deciden desarrollar sus propios programas de formación para fortalecer las necesidades específicas de estas, convirtiéndose en universidades internas.

Postobón por ejemplo, creó en 2017 la ‘Universidad Postobón’, una iniciativa que busca “fortalecer las capacidades de los colaboradores y así lograr los mega objetivos trazados por la compañía”, explica el informe de gestión de esta organización en 2017.

Para hacerlo, decidieron centrarse en cuatro escuelas temáticas (técnica, logística, comercial, administrativa y humanidades) usando la plataforma de aprendizaje online Moodle para ejecutar un modelo de educación virtual, semipresencial y presencial.

También le puede interesar: 3 estudios que le ayudarán a sustentar su estrategia de RR.HH.

 

Tener su “universidad en casa” les ha permitido “contribuir al crecimiento y al desarrollo permanente de las personas y de los equipos de trabajo por medio del mantenimiento, desarrollo y evolución del conocimiento de la actividad empresarial, para lograr los más altos niveles de desempeño y de productividad”, explicó para La República Martha Ruby Falla, directora de Sostenibilidad de Postobón.

El Centro Europeo de Posgrados CEUPE, explica que desarrollar estos programas generan beneficios como:

  • Mejora de la motivación y de la integración en la empresa.
  • Incremento de la satisfacción laboral.
  • Resolución de problemas concretos.
  • Efectos sobre el personal: disminución del absentismo, aumento de la puntualidad, etc.
  • Efectos sobre la actividad directiva: mejora la comunicación y el clima laboral, etc.
  • Desarrollo del capital humano.
  • Optimización del rendimiento.

Recuerde que no se trata de desarrollar programas de capacitación porque sí, estos deben estar atados a una necesidad puntual de la organización, también a los objetivos de esta y no deben ser impuestos a los colaboradores.

Conozca aquí otras metodologías de entrenamiento organizacional.

 

Algunas recomendaciones para hacerlo

El libro ‘Dirección y gestión de Recursos Humanos’ de Luis Puchol, explica que es importante seguir tres procedimientos para detectar las necesidades de formación en una organización:

  1. Observación: “con la simple observación de los puestos de trabajo y de las funciones desarrolladas a diario se pueden detectar errores que serían fácilmente solucionados con acciones formativas. Por ejemplo: la defectuosa atención de una llamada telefónica”, explica el autor.
  2. Se deben desarrollar diferentes grupos de formación (el de directivos y altos mandos, el de colaboradores de un mismo rango y por departamentos).
  3. Cuestionarios: “pueden ser dirigidos a los futuros receptores de la formación o a los clientes, preguntándoles a estos últimos qué esperan recibir de los colaboradores que los atienden”.

Estas “universidades” deben ser dirigidas por personas expertas en el tema, pueden ser docentes, coach o mentores. Además deben evaluarse constantemente para verificar que el programa esté siendo efectivo.

Le contamos cómo desarrollar sus programas de formación a través de los objetivos SMART.

 

Los seres humanos nunca dejamos de aprender, por lo que no se debe pensar que al terminar la universidad se tienen todos los conocimientos. Desarrollar este tipo de programas permitirá que las personas amplíen su panorama, propongan nuevas alternativas ante situaciones decisivas y gracias a esto, la organización aumente su competitividad.

Regístrese en Capital Humano, para recibir más contenido relacionado con la gestión de Recursos Humanos.

También le puede interesar