Febrero 6 de 2018

El vínculo entre la organización y el colaborador es similar a una relación de pareja: “si una persona no conoce a la otra, aunque le prometa muchas cosas es poco probable que decida casarse con ella”, dice Natalia Godoy, líder de consultoría en Consultores Organizacionales. Este ejemplo, traducido al mundo empresarial, significa que “un empleado no elegirá a una organización por necesidad. Por eso, las compañías deben ser atractivas, preocuparse por conocer a sus prospectos de empleados y adaptarse a lo que ellos esperan. De esa manera, los colaboradores podrán aportar a la estrategia, estar felices, motivados y, en algunos casos, sentirse tan identificados por la compañía que querrán ‘casarse con ella’”, agrega.

Desde el área de Recursos Humanos se debe pensar de forma estratégica para lograr que sus colaboradores se sientan motivados. Al existir tanta diversidad, se recomienda categorizar los beneficios por generaciones (Baby boomers, Generación X y Millennials) y así, contribuir al bienestar de las personas y entender qué quieren recibir de la organización.

Baby boomers (nacidos hasta 1964): son personas optimistas, enfocadas, tienen actitud de consenso, están basados en el status y su deseo es tener un buen nivel de vida, por eso la parte económica es significativa para ellos.

Los incentivos ideales para estas personas son los viajes de trabajo con comodidades y asistir a eventos importantes. Les gusta que se les premie el compromiso y su experiencia; el reconocimiento público es otro aspecto relevante para su desarrollo. Escucharlos es clave, pues les interesa compartir sus inquietudes y sugerencias; también, que se les acompañe a través de coaching, que se le permita participar y que se les considere como mentores de la organización.

Generación X (nacidos hasta 1980): buscan un balance de vida en lo que hacen, también flexibilidad horaria y -aunque no quieren un status igual a los Baby boomers– les interesa el reconocimiento y la visibilidad; obtener toda la información sobre los cambios tecnológicos y lo que suceda al interior de la organización para aportar y aprender de ello.

Les motiva que les den feedback continuo, que se les asignen proyectos y asumir retos. Es importante que la organización les brinde calidad y balance de vida, por ejemplo, con horarios flexibles o teletrabajo, esto les permitirá divertirse y disfrutar de lo que hacen.

Generación Y o Millennials: buscan más equilibrio en sus vidas que la generación X. Los millennials buscan primero ser y luego tener, es por eso que una de sus prioridades es la realización personal en entornos que no están directamente relacionados con el trabajo. Son colaborativos, les interesan temas como el cambio climático y la sostenibilidad. Suelen rotar más en las organizaciones, pues no son tan apegados a ellas, además, se cuestionan y son participativos.

Para motivarlos se recomienda que el área de RR.HH. les brinde la posibilidad de acceder a programas académicos para ampliar el conocimiento, y trazarles metas que los ayuden a desarrollarse personal y profesionalmente. Es fundamental que se les acompañe y guíe en la ejecución de proyectos. Les gusta la sinceridad, que les expliquen el porqué de cada situación y que se les hable en su mismo lenguaje.

“Cada generación es diferente pero tienen cosas en común, como el equilibrio entre la vida laboral y personal, los espacios de participación, el feedback permanente, entre otros aspectos. Si se les presta atención a estos, se puede aumentar considerablemente la productividad de los colaboradores, la pasión con la que desarrollan su trabajo y la retención”, asegura Godoy.

Según el reporte sobre tendencias mundiales en el lugar de trabajo 2017 de Sodexo, “para el 2025, el 70% de la fuerza laboral será ‘Millennial’ ”. Esto significa que el área de RR.HH. debe proyectarse y trabajar en ofrecer beneficios para esta generación aunque no represente la mayoría de sus colaboradores en este preciso momento, sin descuidar a las otras generaciones presentes en la organización. Le puede interesar: Así es la Generación Z, la próxima fuerza laboral.

Si su organización se prepara y ejecuta programas de bienestar más categorizados, los cambios generacionales no serán tan difíciles de manejar. Al contrario, le permitirá adaptarse mejor a estos nuevos colaboradores y saber cómo actuar. Conozca otras maneras de hacer felices a sus colaboradores aquí.

También le puede interesar