Junio 25 de 2018

¿Cómo lograr un equilibrio entre salud y productividad en los colaboradores que están abocados a largas jornadas de quietud en la oficina? Le contamos

Es bien sabido que el sedentarismo es una de las condiciones que pone en mayor riesgo la salud de las personas. Según la Organización Mundial de la Salud-OMS, la inactividad física se ubica en el cuarto lugar de la lista de factores de riesgo de mortalidad a nivel mundial, una cifra alarmante especialmente si se reflexiona en que muchos cargos de la organización en la que usted trabaja, seguramente exigen que las personas estén sentadas durante por lo menos 8 horas diarias.

Por supuesto, ejercitarse es una decisión de cada persona, pero las organizaciones también tienen un importante rol en la tarea de comunicación y concientización de la necesidad de evitar el sedentarismo; es en este punto en el que el equipo de Recursos Humanos es fundamental.

Puede que en primera instancia incluir en la agenda de Recursos Humanos el tema de la prevención y trabajar en planes específicos puede parecer una inversión poco llamativa, sin embargo, el impacto para la organización es positivo ya que como lo argumenta el profesor de Esade Simon Dolan, hoy se ha realizado un cambio significativo en la gestión empresarial

“Antes se ganaba con eficiencia, es decir, produciendo lo máximo posible con los mínimos recursos, y en esa diferencia estaba el beneficio. Ahora vivimos en un mundo complejo en el que toca obtener beneficios de modo sostenible, y para eso hay que invertir más recursos para atraer, retener y motivar el talento. El paradigma ya no es la eficiencia, sino la eficacia”.

Lea también: Bienestar: una apuesta que no pasa de moda

 

Por otra parte, pensando en cifras, el trabajo en contra del sedentarismo puede ser mucho más rentable que costear una enfermedad laboral, una incapacidad por una enfermedad relacionada con la inactividad como el cáncer, la diabetes, la obesidad, la osteoporosis, la depresión, el infarto u otras fallas cardiovasculares.

El impacto en la prevención de enfermedades es crucial y se refleja en los números de las organizaciones en todo el mundo. En España, por ejemplo, el absentismo laboral tiene una incidencia superior al 20% y representa un coste directo de cerca de para las empresas del país, según datos publicados por la Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo; así que cualquier esfuerzo para reducir estas cifras es completamente justificable.

Ahora se preguntará cómo puede promover la actividad física desde su organización para mantener el bienestar de sus colaboradores y garantizar su óptimo rendimiento Le compartimos algunas ideas.

Evite que sus empleados estén sentados durante toda la jornada

Una excelente idea para conseguir este objetivo es hacer uso de escritorios altos que permitan a los colaboradores trabajar de pie en ciertos momentos y cambiar constantemente de posición durante la jornada. Lo ideal es que las personas puedan moverse entre los tradicionales escritorios bajos que se acompañan de una silla y otros que les permitan desempañar sus tareas de pie.

También puede incentivar las pausas activas y ubicar zonas u objetos de uso común lejos de los puestos de trabajo, de esta forma cuando alguien quiera ir abaño, tomar agua o imprimir un documento tendrá que levantarse de su silla y caminar por lo menos algunos minutos a lo largo del día en su espacio de trabajo.

En video: La importancia de tener trabajadores felices

 

Aproveche espacios fuera de la oficina

No siempre es tan sencillo dedicar un espacio para la actividad física durante la jornada laboral, así que incentivar a los trabajadores a hacer ejercicio en su tiempo libre puede ser una gran iniciativa.

Una buena alternativa es incluir dentro de su plan de beneficios una alianza con un gimnasio, estudio de yoga, pilates o cualquier otra actividad física para que los colaboradores de la empresa puedan recibir descuentos especiales que les sirvan de motivación. También pueden planear jornadas semanales o mensuales en las que se pueda destinar un tiempo para realizar ejercicio, puede llegar a acuerdos como que la empresa ceda una hora de la jornada y los colaboradores otra hora, de manera que las dos partes se vean beneficiadas.

Mejor en Bici

Indiscutiblemente, un momento que se puede aprovechar para hacer ejercicio es el traslado a diario de los colaboradores hacia su lugar de trabajo o hacia su casa; así que incentivar el uso de la bicicleta como medio de transporte funciona perfectamente. Puede unirse a iniciativas como ‘Mejor en Bici’, que busca incentivar la bicicleta como medio de transporte de los colaboradores poniendo a su disposición bicicletas de uso compartido y un servicio de mantenimiento. A este proyecto se han unido hasta hoy 19 empresas dentro de las que se incluyen Diageo, Sura y Grupo Semana, que han obtenido excelentes resultados.

Le puede interesar: ¡utilizar la bicicleta como medio de transporte para ir al trabajo, sí paga!

 

En definitiva, invertir en el fomento a la actividad física de los trabajadores con cargos más sedentarios es una necesidad real que gestionada de manera adecuada puede traer beneficios para el colaborador, pero también para la empresa que evita tener que cubrir gastos más elevados a causa de enfermedades, y este es el momento perfecto para que su organización lo incluya en la agenda del equipo de Recursos Humanos.

 

Si le interesa mantenerse informado sobre otros temas relacionados con bienestar y en general con la gestión de Recursos Humanos, regístrese aquí y entérese de casos de éxito, noticias de actualidad y otros temas útiles para su organización.

También le puede interesar