Febrero 28 de 2018

Que un colaborador se ‘ponga la camiseta’ por la organización es una ganancia en términos de productividad, motivación, optimización de recursos, entre otros valores agregados que hacen que una compañía marque la diferencia.

“El ser humano necesita sentir que pertenece a un grupo: un país, la familia, su grupo de trabajo, un club, un partido político, un grupo religioso, entre otros. Al pertenecer a él, siente por sus miembros simpatía (u otro sentimiento más fuerte), por lo que no solo desea participar, sino que se compromete a hacerlo, para mejorar el grupo al que pertenece”, explica el diario paraguayo ABC Color.

Lo mismo sucede en las organizaciones, por esa razón, desde la gerencia de Recursos Humanos se debe trabajar en estrategias para despertar este compromiso en las personas. Lo primero que deben tener en cuenta es el tema de la empatía, competencia con la que se busca entender al otro. Según la coach personal, Claudia Calderón “la empatía es una competencia clave de la inteligencia emocional que se pone de manifiesto a la hora de comunicarnos y relacionarnos con los demás. Por eso es tan importante fomentarla en directivos, ejecutivos y responsables de equipos, ya que está relacionada con un buen liderazgo”, explica en el portal web InfoJobs.

Se recomienda que RR.HH. trabaje de la mano con las cabezas de área para aprender a ‘leer’ a las personas; es decir, entender cuando están inconformes, inseguras o cuando están a gusto; entre otros factores de análisis que pueden ser de gran ayuda a la hora de desarrollar planes de motivación para el aumento del sentido de pertenencia.

Acciones como el diálogo con el equipo (tomar nota de lo bueno y lo malo para mejorarlo), el entrenamiento constante (para facilitar y mejorar el desempeño) y la confianza (haciéndoles partícipes de las decisiones que se tomen), también son fundamentales para que los colaboradores se empoderen completamente en su labor.

Si las empresas dejan de lado las anteriores acciones pueden verse afectadas porque dan espacio al aumento del sentimiento de frustración, el ambiente laboral se podría deteriorar y las personas trabajarían más por un tema económico y de supervivencia que por su pasión hacia lo que hacen y por los objetivos que persigue la compañía.

Uno de los momentos claves para trabajar más por el sentido de pertenencia, es cuando una organización hace reestructuraciones de equipo para un nuevo período, especialmente porque se forma un ambiente de incertidumbre que pone la motivación en riesgo. Para evitar que las personas se sientan afectadas por los cambios, RR.HH. junto con los jefes de área debe “comunicar el porqué de los cambios, indicando cuál es la razón estratégica que los genera y el resultado positivo que se espera”, afirma Gabriel Navassi, Director Comercial de 5 Consultores, Consultora guatemalteca especializada en estrategia, marketing y nuevas tecnologías.

De esa forma, se logra una sincronización en los equipos, una mejor comprensión de la estrategia de la organización y el objetivo de que todos trabajen por un mismo fin. “Si un colaborador está convencido de que su empresa es buena y de que le aporta valor, luchará por conseguir los objetivos organizacionales y esto es precisamente lo que necesitan las compañías hoy en día, que sus plantillas trabajen en equipo, unidas y en armonía”, explica la página de talento humano La Nueva Ruta del Empleo.

Otras claves para aumentar el compromiso

  • Reconocer la labor de las personas es vital, por eso se deben dar reconocimientos a los colaboradores por su buen desempeño; por ejemplo, destacar al empleado del mes.
  • El ambiente de trabajo es vital para que las personas se motiven y quieran dar más de sí, por lo que se debe estar atento a lo que sucede en los equipos y velar porque exista un clima laboral en el que se promueva el respeto, el trabajo en conjunto y la generación de ideas.
  • Brindar estabilidad a los colaboradores hará que se sientan protegidos y más involucrados.
  • Integrar a las personas es primordial para que todos sepan lo que hace el otro y puedan apoyarse en el momento que lo requieran, para esto se recomienda hacer actividades de integración.
  • Generar un balance entre la vida laboral y personal también cuenta. Una persona a la que se le respeta su tiempo se sentirá más tranquila y agradecida con la organización y si en algún momento debe quedarse un tiempo más en el trabajo lo hará con el mayor gusto y no por obligación

En definitiva, el sentido de pertenencia es algo que se consigue con el trabajo de ambas partes (colaboradores y organización), es una especie de ‘gana-gana’, en el que preocuparse por el bienestar de las personas tendrá como resultado el beneficio de contar con colaboradores comprometidos, motivados y productivos; verdaderos embajadores representantes de la compañía.

Síganos en las redes sociales Facebook y LinkedIn y entérese de los últimos temas de actualidad de Capital Humano.

También le puede interesar