Abril 11 de 2018

Bajos resultados, chismes, mentiras, discusiones, entre otras acciones pueden ser indicios de que un colaborador está desmotivado. ¿Qué hacer ante una situación como esta? Primero, mantener la calma y segundo identificar los demás síntomas de una persona en esta situación, qué los causa y cómo evitar desde el área de RR.HH. que esto pase para que la productividad no se disminuya, ni se permee a los demás colaboradores de la organización.

Cabe aclarar que el hecho de que un colaborador esté desmotivado no quiere decir que sea un mal empleado, esto muchas veces tiene que ver con las dinámicas de la organización, el trabajo en equipo o simplemente porque la persona no está donde realmente querría.

Según Forbes España, entre las alarmas más recurrentes de la desmotivación están la distracción constante (es un empleado “zombie” pues tiene la cabeza en otra parte y la mirada perdida. Se distrae él y distrae a los demás), la falta de iniciativa (deja de participar e interesarse por los proyectos de la organización), los retrasos (llega tarde y no se preocupa por las consecuencias de sus acciones), el bajo rendimiento y los malos resultados (no puede abarcar el mismo trabajo que antes y empieza a trabajar mediocremente).

“El estrés es uno de los factores que potencia la desmotivación laboral en el personal de la empresa, pudiendo llegar a causar el síndrome de ‘Burnout’. La falta de motivación produce un distanciamiento afectivo del trabajador en su puesto de trabajo, ya que el pensamiento negativo tiene una gran influencia anímica”, explica Kaleido Consultoría, organización experta en Recursos Humanos.

También sucede que los líderes no valoran lo suficiente a sus empleados y, por ende, no se preocupan por darles feedback constante o por felicitarlos por una buena acción. Aunque parezca algo sin importancia, para un colaborador es valioso recibir reconocimiento y entender si está cometiendo errores para trabajar en no caer en ellos de nuevo. También le puede interesar: ¿Es usted un CEO desmotivado?

Hacerles saber el objetivo de la organización y los proyectos que se manejan en general es clave para que entiendan cómo aportar al negocio. Existen organizaciones que descuidan este aspecto y dejan a la persona en una labor meramente operativa por el “corre corre” y no se dan cuenta de que en lugar de ser productivos, están restándole importancia a esa persona que podría aportar con su talento desde nuevos escenarios que no siempre se limitan a los de su cargo.

“Si ha detectado una caída en la motivación del equipo, sobre todo entre aquellos trabajadores más ambiciosos, quizá es porque su trabajo ya no les supone una dificultad y les aburre o les permite “relajarse”, obteniendo unos resultados más mediocres de lo que podrían conseguir”, afirma Prisma, compañía que ofrece soluciones tecnológicas diseñadas para el beneficio de los empleados.

Según Gallup, el valor que aporta un empleado desmotivado a la empresa es el 60% de su sueldo. Es decir, que el colaborador está ganando más de lo que le aporta a la organización. Mientras que una persona motivada aporta el 120% de su sueldo.

En ese sentido es importante preocuparse por la felicidad de los colaboradores, algunas de las estrategias que se pueden implementar desde el área de Recursos Humanos tienen que ver con formación constante para las personas, para que se actualicen y adquieran nuevas competencias u ofrecer la posibilidad de asesorías o coaching para quienes deseen ayuda para superar estos momentos de desmotivación.

Generar espacios de bienestar para que salgan de la rutina aumenta la creatividad y les permite hacer pausas activas. Escuchar al colaborador también es importante, por lo que el departamento de Gestión Humana debería hacer un monitoreo constante a las personas a través de encuestas de clima o hablando con ellas en el ascensor o en la cafetería, por ejemplo.

La flexibilidad y el salario emocional también son de gran ayuda para aumentar la motivación de su gente que se traduce en cifras positivas para la organización. Recuerde que un colaborador desmotivado es mucho más costoso. Estas son algunas ideas que le permitirán hacer felices a los empleados.

También le puede interesar