Marzo 4 de 2019

Los eventos llegaron al mundo de los recursos humanos para demostrar que la entrevista de trabajo ya es cosa del pasado. Estas nuevas formas de abarcar los procesos de gestión se han convertido en tendencia.

Aunque las formas tradicionales de reclutamiento externo han demostrado ser muy útiles, no está de más tener en cuenta otras metodologías que resultan ser bastante interesantes a la hora de identificar y resaltar los talentos que una organización necesita.

Desde ejercicios grupales hasta situaciones ficticias que se acercan más a un taller de improvisación que a una prueba laboral, son algunas de las formas innovadoras que las empresas de hoy están eligiendo como parte de sus procesos de selección y promoción de personal.

Le puede interesar: 4 estrategias claves para retener el talento en su organización

 

Con un evento, el departamento de recursos humanos tiene la posibilidad de reunir a la plantilla de una empresa y observar su forma de interactuar y reaccionar en un entorno social (que es el que mejor refleja el día a día laboral). Además descubre cómo, a nivel individual, cada uno de los aplicantes afronta y juega con los mecanismos de influencia, algo clave para detectar los perfiles que realmente encajan en cada plantilla. Ahí es donde el evento cobra un papel fundamental: proporcionar el escenario perfecto para llevar a cabo este análisis.

Microsoft es una de las organizaciones colombianas que lleva a cabo este tipo de estrategias. Además de realizar eventos informales de integración, desarrollan actividades como las ‘Tech Talks’ o la ‘Hackatón’ en donde buscan mostrar la experiencia de trabajar en la empresa al mismo tiempo que se acercan de forma enérgica a los posibles colaboradores.

Alpina también organiza eventos y actividades basados en los principios guía de la empresa para aumentar el “orgullo alpinista” de los trabajadores. Por otro lado, participan en ferias para darse a conocer y tener el primer contacto con los posibles aspirantes, con los que luego se realiza un assessment o entrevista de evaluación situacional con base en un caso grupal.

A continuación le explicamos dos tipos de eventos que puede organizar en su compañía:

Extraviados en busca del empleo

Planee un viaje de una noche a un lugar recóndito como un incentivo para los aplicantes en donde vivirán una experiencia inolvidable. Una vez todos se encuentren en un punto indicado, comunique que para llegar al lugar hay que hacer una pequeña excursión que no durará más de unos minutos.

Planee que tras media hora de recorrido el equipo se pierda y no cuente con recursos para resolver la situación. Esta es una buena forma de detectar aquellas personas que saben tomar la responsabilidad y salir adelante, aquellos que se destacan por su habilidad para suavizar la situación, para aportar humor y cohesionar al equipo, o aquellos que se frustran y pierden los nervios con facilidad. Una vez puesto a prueba el equipo y realizada la identificación de talento deseada, por fin llega el incentivo: una cena de lujo y música relajante para olvidar el susto.

Siga leyendo: 5 grupos de linkedin para mantenerse al día sobre rr.hh.

 

Un viaje para simbolizar la transformación de la empresa

Si una compañía está cambiando su modelo de negocio o sus objetivos a largo plazo, esta puede ser una alternativa para ayudar a ganar la confianza y retener el talento. Cite a los colaboradores en la estación de un bus.

Adentro encontrarán mensajes que transmiten la idea de cambio. De allí viajarán hasta un lugar mientras presencian un performance de un grupo de improvisación y reciben un claro comunicado: “Este es el tren de la transformación. Cuando lleguemos al destino podrás comprender lo que conlleva este cambio y su impacto. Puedes permanecer en el tren y descubrirlo con nosotros, o puedes bajarte”.

Una vez en el destino, los trabajadores llegan a un escenario decorado al que acude el CEO con una maleta en la mano y lanza otro mensaje: “Para continuar el camino, necesitamos saber qué debemos llevar en la maleta”. Esto da paso a unas presentaciones de empleados involucrados en este proyecto y que, alejándose del formato ponencia y cargados de mensajes personales, cuentan por qué ese cambio es bueno para los clientes, para la empresa y para ellos mismos.

El resultado de este caso es un ejemplo de lo que se puede conseguir con la comunicación en vivo a la hora de gestionar el talento: además de retener a los perfiles deseados y conseguir una mejor gestión del cambio, se puede identificar aquellos que no están en línea con la mentalidad de la empresa.

Vea aquí cómo aplicar el método kaizen en la gestión de su capital humano

 

¿Le gusto este contenido? Si quiere conocer más temas para gestionar el talento en su organización suscríbase a Capital Humano, la comunidad especializada en Recursos Humanos.

También le puede interesar