Marzo 7 de 2019

En Capital Humano entrevistamos a Camilo Obregón, cofundador y gerente de Planeación Estratégica de Poke, quien nos contó cómo pequeñas y medianas empresas pueden crecer de manera orgánica y ágil.

En 2016, cuando Camilo Obregón e Isabella Fernández decidieron comprometerse, llegaron a la conclusión de que sus respectivos emprendimientos no iban a ser suficiente para sostener el proyecto de familia que tenían.

Por eso, después de meses investigando, llegaron al concepto de Poke, un plato típico hawaiano que consiste en un bowl de arroz de sushi con una gran variedad de proteínas frescas, vegetales, frutas y toppings.

Lea también: “Aprendí que es mejor trabajar en la inspiración, que en la administración o la supervisión”

 

En menos de cuatro meses y con un equipo de cuatro personas, Camilo e Isabella crearon un fenómeno gastronómico que se convirtió en tendencia. Al tercer mes de operación ya habían recuperado el total de la inversión inicial.

A poco más de dos años de su fundación, Poke hoy cuenta con once locales y más de cien empleados a nivel nacional. Pero, ¿cómo fue esto posible?

Primero, tanto Camilo como Isabella decidieron entender a su equipo, no solo metafóricamente sino que se pusieron en la tarea de ejecutar funciones dentro del restaurante, siendo él mesero y ella cajera durante el día, en la tarde estando presentes en los procesos dentro de la cocina y en la noche desarrollando estrategias.

“Logramos entender la importancia del bienestar de nuestro equipo. No solo queríamos ser una empresa justa con nuestros empleados, queríamos ser una empresa que también fuera su razón de ser. Fue así que de manera empírica empezamos a crear nuestro plan de bienestar Poke”, dice Camilo.

De esta manera fue que, en un proceso junto con su equipo y expertos que contrataron, diseñaron una serie de incentivos emocionales y monetarios que mantienen motivado a su equipo:

  1. Horarios flexibles para poder estudiar.
  2. Desayunos y almuerzos.
  3. Capacitaciones.
  4. Fiesta de fin de año.

En cuanto a monetarios:

  1. Bonificación del 1,5% de las ventas, repartida equitativamente.
  2. Préstamos con 0% de interés.

“Rápidamente estas iniciativas tan básicas y tan lógicas para nosotros nos diferenciaron del mercado y nos dimos cuenta que el rendimiento, la actitud y la entrega de nuestros empleados era proporcional a qué tan a gusto están con sus condiciones de trabajo. La ecuación es lógica: empleados contentos = clientes satisfechos”, concluye Camilo.

Cuando terminó el primer año, Poke ya contaba con 5 locales y 50 colaboradores. En ese punto, lo más importante para la pareja de empresarios era captar el mejor talento en el mercado y seguir creciendo.

Lea también: Qué pasa cuando un jefe no se relaciona con sus colaboradores

 

Fue entonces cuando decidieron contratar una directora de Talento Humano. La llegada de este personaje fortaleció la relación de los empleados aún más. Mejoró el clima organizacional, fortaleció las relaciones internas y la comunicación con una estrategia de siete pasos.

  1. Capacitación y educación: Capacitación constante e intensiva de todos los miembros de la organización, sin importar que sean miembros nuevos o antiguos. Con estas capacitaciones, Camilo e Isabella entendieron mejor en dónde estaban las falencias del equipo y pudieron mejorar estos aspectos con talleres, por ejemplo, de liderazgo, servicio al cliente y comunicación asertiva.
  2. Formalización del plan carrera: Se estructuró el plan carrera dentro de la empresa en donde se formalizó todo el tema de ascensos, capacitaciones y entrenamiento.
  3. Poke pesos: Es la moneda interna de la empresa en donde se premia la excelencia operativa, de calidad e innovadora. La idea es poder canjear los Poke pesos por días libres, salidas a bolos, día de relajación en un spa, bonos de ropa, boletas para el cine. No todo es trabajo.
  4. Equipo de fútbol: Un equipo en donde se compite internamente o con equipos de afuera una vez al mes.
  5. Equipo de atletismo: Patrocinando la participación de los empleados en carreras de 10K.
  6. Poke master: La empresa tiene un concurso interno en el que se ponen a prueba las habilidades, conocimientos, creatividad e innovación de los grupos de trabajo desarrollando un plato para introducir en la carta.
  7. Olimpiadas Poke: Se divide a toda la empresa en grupos y se participa en actividades que buscan fortalecer la comunicación asertiva, el trabajo en equipo y el reconocimiento de fortalezas y debilidades.

Con estas iniciativas, Poke logró que la retención del personal aumentara. Por ejemplo, la administradora del primer punto hoy en día es la gerente regional de los puntos de Bogotá. También redujo la rotación del personal del 40% al 32%, números impresionantes para una industria en la que la rotación oscila entre el 70% y el 80%.

Si le gustó este contenido, encuentre más historias de éxito y ejemplos de emprendimientos en Capital Humano, la comunidad con la que podrá mantenerse informado de las últimas tendencias en Recursos Humanos.

También le puede interesar