Agosto 16 de 2018

Un nuevo paradigma exige una nueva mirada estratégica en la que el planteamiento de objetivos SMART (Specific (específico), Measurable (medible), Achievable (realizable), Result-oriented (orientado a resultados) y Time-Bound (limitado en tiempo)) es fundamental. Le contamos cómo puede lograrlo.

Según Hubspot, empresa de analítica web y Marketing Online, “los objetivos SMART determinan las prioridades de cada equipo, ayudan a que los resultados de la organización sean medibles y sirven como guía para el crecimiento de la misma”. Esto le permitirá ser más concreto a la hora de alcanzar objetivos, sin divagar y evitando en lo posible el riesgo de cometer errores.

Y aunque es un concepto muy utilizado en Marketing, también aplica para otras áreas de la compañía; por esa razón RR.HH. debe tener en cuenta los pilares que componen este modelo de planteamiento de objetivos y los puntos clave que lo componen a la hora de plantear su estrategia:

Specific

Un objetivo debe ser detallado y específico para que a la hora de plantear las acciones que se realizarán, se tenga claridad sobre qué es necesario en cada momento para lograr lo que se quiere.

“Si por ejemplo, usted desea lograr reuniones más eficaces y operativas, podría comprometerse a conseguirlo en tres meses. En este caso, especificaría, para cada una de las reuniones semanales, sub-objetivos concretos para alcanzar el objetivo deseado”, explica Pymerang, plataforma de coaching y capacitación de negocios. Es fundamental que todo lo que se vaya a hacer sea concreto, para que no haya espacio a las especulaciones sobre cómo se alcanzará ese objetivo.

Smart Working también hace referencia a un modelo de trabajo. Le contamos en qué consiste.

 

Measurable

William Hewlett, uno de los fundadores de Hewlett-Packard Company (HP), decía que no se podía gestionar lo que no se podía medir, y tenía razón, pues aún existen compañías que implementan acciones únicamente bajo la intuición y no tiene claros los KPI’s del negocio.

Para evitar que esto pase y que se inviertan esfuerzos en acciones que no tendrán ningún resultado, es necesario plantearse criterios de medición en lo que se hace. Continuando con el ejemplo anterior, Pymerang explica que en este punto “se podrían utilizar indicadores relativos a la duración de las reuniones, número de intervenciones, entre otros”.

Conozca aquí sobre el ‘job hopping’, la tendencia que popularizaron los Millennials.

 

Achievable

Aunque son muchas las cosas que se quieren lograr, es fundamental ser realista sin dejar de ser ambicioso, por lo que vale la pena ponerse retos teniendo en cuenta la situación actual en la que está el departamento y la organización en general, el talento que hay y las limitaciones.

Result-oriented

El objetivo debe ser planteado de acuerdo con lo que se quiere lograr y siempre redactado en positivo, se recomienda no utilizar frases como “evitar que los empleados bajen sus resultados”, en lugar de eso podría ser “lograr altos resultados en los colaboradores”. Cabe recordar que este objetivo debe ser verdaderamente relevante para los resultados de la compañía.

Descubra tres herramientas que le facilitarán la gestión de RR.HH.

 

Time-Bound

Se trata de determinar cuál será el tiempo en el que se alcanzará el objetivo de acuerdo a la dificultad del proyecto, pueden ser 3 meses, 6 meses o más, lo importante es definirlo. También es necesario indicar un punto de partida, de esta forma se garantiza un monitoreo constante para saber qué tan lento o rápido va el proceso para cumplir el objetivo.

El desarrollo de objetivos SMART marca una ruta a seguir y además, funciona como una motivación para las personas que hacen parte de la organización que, al tener una referencia más completa de sus metas, tienen mayor claridad sobre a dónde se quiere llegar, se fijan prioridades y enfocan sus esfuerzos en una misma dirección.

Regístrese aquí para conocer otras claves a la hora de desarrollar y materializar su estrategia en Recursos Humanos.

También le puede interesar