Diciembre 11 de 2018

El posconflicto en Colombia es una realidad y la inserción laboral de excombatientes y actores del conflicto es un reto para el país. Le contamos cuál es el rol de la empresa privada en este proceso.

Evitar la reincidencia es tarea de los sectores que tienen la posibilidad de implementar estrategias, para que los desmovilizados encuentren una vida sostenible diferente a la guerra. El sector privado muy por encima del sector público, es entonces, el que se convierte en protagonista, porque tiene el potencial para proveer la mayoría de empleos para la población reinsertada.

¿Qué retos se plantean para este sector, donde según cifras de la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR), el 86% de la población desmovilizada es población entre los 26 y los 50 años?, ¿Cuál es el rol del sector privado para ayudar a la reintegración a la vida civil de esta población?

Aprenda aquí ¿Cómo liderar con éxito en el entorno VUCA?

 

Es claro que este debe ser un papel activo, las empresas privadas son actores que no se pueden desvincular del posconflicto y todos los escenarios que este plantea; uno de ellos es una población con la edad y la capacidad física para trabajar, pero sin ninguna competencia específica.

Otro factor importante es que el sector privado es una fuente de financiamiento que puede ocupar espacios en áreas rurales donde la economía local se ha estancado y se convierte en una oportunidad de negocio para la misma organización y para esta población. Así mismo, las organizaciones y los empresarios tienen que apropiarse de la idea que un país sin conflicto mejora las posibilidades de negocio y contribuir a este propósito debe ser parte de la planeación de la organización.

“La empresa privada tiene un papel clave en el proceso de construcción de paz, los empresarios entienden que un país sin guerra mejora las posibilidades de negocios y que para contribuir efectivamente a su desarrollo existen herramientas jurídicas y organizacionales, como la responsabilidad social empresarial, las alianzas estratégicas con el Gobierno y como financiadora de paz” sostiene el artículo de Julio Alfonso González Mendoza Empresa privada: principal socio en el posconflicto y la construcción de paz.

En vídeo: Identifique y aprenda a mitigar el Burnout en su organización

 

Iniciativas de paz empresariales

Un estudio del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo hace un acercamiento a los elementos generadores de oportunidades y que dan como resultado una Responsabilidad Social Empresarial sensible al posconflicto.

“Otras formas para crear oportunidades y acciones de construcción de paz es aprovechando la experiencia de las grandes empresas con la asesoría a proyectos productivos, el apadrinamiento de pymes, la generación de pasantías o prácticas laborales y la compra de productos o servicios a aquellas microempresas o famiempresas que surjan a partir del proceso de paz y que puedan convertirse, además, en generadores de empleo para reinsertados”.

Finalmente el aporte que dan María Prandi cofundadora de Peace Startup Foundation, asesora para organizaciones en temas de negocios y derechos humanos, y José Lozano investigador senior en RSE, es valioso para adoptar una postura que articule la construcción de paz y la estrategia organizacional:

“Efectivamente existen experiencias exitosas de empresas que han apostado por lo que se ha llamado “la reconciliación en el puesto de trabajo” al emplear simultáneamente a personas de bandos anteriormente enfrentados (…) tras un periodo de formación técnica y en valores. En todo caso, un proceso de reconciliación no puede verse forzado sino que debe fluir de manera natural entre las personas implicadas”.

También le puede interesar: En el posconflicto “El mayor reto está en la educación”

 

¿Le gustó este contenido? Suscríbase a nuestra comunidad especializada en Recursos Humanos y reciba más información relacionada con este y otros temas de su interés.

También le puede interesar