Junio 22 de 2017

Toda organización debe preocuparse por el bienestar laboral, por la capacitación y el desarrollo de los colaboradores para incrementar la competitividad y la productividad. ¿Cómo hacerlo de manera efectiva? Aquí te lo explicamos.

Tener constantes solicitudes de aumento de sueldo, un alto nivel de rotación del personal y quejas de colaboradores inconformes son algunos de los síntomas que permiten ver que el área de Recursos Humanos necesita una inyección de presupuesto.

“Todo el tiempo las personas te hablan, así podemos evaluar el clima organizacional y realizar estrategias de mejora al respecto”, explica Carolina Ramírez, gerente de la empresa Tresesenta, que brinda consultoría en Gestión Humana.

Por eso, al evaluar cuánto presupuesto se va a destinar para esta área, se deben tener en cuenta aspectos como: la carga prestacional, tercerización de procesos, teletrabajo, capacitación y talleres.

La Carga prestacional está ligada al tiempo y la eficiencia. Es decir, se debe evaluar  cuántas personas se tienen en la empresa, cómo están haciendo su trabajo, o si se les están pagando horas extra, entre otros aspectos. Con esto se puede saber si se cuenta con la cantidad adecuada de personas o no y así empezar a tomar decisiones que permitan optimizar los recursos.

El segundo aspecto, la tercerización de procesos se refiere a las labores que son principalmente operativas y que le restan tiempo al área de Gestión Humana. Por ejemplo, la atención al público, la actualización de datos o la emisión de certificados, entre otros. En estos casos se pueden minimizar los tiempos de trabajo y los costos si se implementan programas de autogestión o se contratan compañías externas para atender estas necesidades.

El teletrabajo, por su parte brinda flexibilidad en los horarios a los colaboradores y les permite aprender a gestionar mejor sus tiempos. ¿Cómo beneficia a la organización? A través de resultados efectivos que se visibilizan en una actitud y mentalidad más abierta en los colaboradores.

Capacitación y talleres: invertir en las personas es un factor determinante en la motivación de los colaboradores y su bienestar. Genera compromiso por la empresa y los hacen más competitivos en el mercado.

Ahora bien, no se pueden dejar a un lado las estrategias propias desde el área pues, si bien la optimización de los recursos puede incidir de forma positiva en la organización, uno de los pilares para el buen desempeño del área de Recursos Humanos es su participación en la toma de decisiones cruciales en la empresa y el conocimiento de las personas que allí trabajan, sus roles y aspiraciones de crecimiento al interior de la organización.

Suscríbete aquí y conoce más sobre la optimización de presupuesto en el área de Gestión Humana.

*Agradecimientos a Carolina Ramírez, gerente de Tresesenta, Consultores en Gestión Humana.

También le puede interesar