Octubre 16 de 2018

¿Cuál debería ser el rol de las empresas en las causas sociales del país? Le contamos de qué manera incursionar en este tema y cómo sumarse a estas iniciativas hace que su organización sea más atractiva tanto para clientes, como para grandes talentos.

La responsabilidad social empresarial más allá de permitirle a la organización aportar un ‘granito de arena’ a la sociedad y al país en general, es una iniciativa que impacta directamente en la productividad, en la atracción del talento y en los resultados de la compañía.

La empresa de logística DHL está convencida de ello y por eso, tiene diversos programas de apoyo a la comunidad: Go Green (enfocado en logística verde y responsabilidad ambiental), Go Help (programas de ayuda para la atención de desastres y para entregar casas de beneficencia a ‘Un techo para mi país’) y Go Teach (programa que apoya desde hace cinco años a Aldeas Infantiles S.O.S, organización no gubernamental que enseña, desarrolla y fortalece a jóvenes en el mundo laboral).

“Hacemos parte de una compañía que está en 220 países y territorios y para nosotros, entender la cultura de cada país siendo una empresa global es súper importante, por ese motivo los apoyamos a través de nuestros programas de responsabilidad social”, afirma Allan Cornejo, gerente de DHL Express Colombia.

En video: ser una empresa social es la apuesta del 2018, según Deloitte.

 

¿Qué beneficios ha recibido DHL por esta labor?

Cornejo explica que con programas como Aldeas Infantiles S.O.S “lo que se obtiene es inspirador, porque se contribuye a generar independencia en personas que han tenido condiciones difíciles para poder subsistir y darles herramientas para incorporarse en el mundo laboral exitosamente”.

También, porque los colaboradores “creen en lo que hacemos y agregan valor a cada una de las actividades y programas; están motivados de pertenecer a estas causas e invertir tiempo en ellas”, explica Kurt Schosinsky, Managing Director en DHL Global Forwarding Colombia.

Ambos directivos concuerdan con que a los colaboradores no se les obliga a participar, sino que ellos tienen iniciativa propia de generar un aporte desde su labor a las comunidades.

Las iniciativas han generado tanto impacto, que incluso, los clientes de DHL han empezado a participar en ellas, porque valoran la realización de este tipo de programas.

También le puede interesar: ¿cómo debería ser el manejo de sindicatos al interior de la compañía?

 

“Algo lindo que nos pasa, es que hay actividades en las que tienen que participar un número limitado de personas y hay exceso de voluntarios, eso significa que tenemos una cultura dentro la organización y que somos una compañía global que conecta con las necesidades de un mercado y un país específicamente”, añade Cornejo.

“Tiene que ver con los valores que tiene DHL: satisfacer al cliente, desarrollar a los colaboradores, entregar las utilidades que espera la organización… en todo esto, hay un tema de responsabilidad social tan grande, que nuestros empleados se sienten motivados a crear iniciativas”, cuenta Schosinsky.

Lo que se debe tener en cuenta para desarrollar un programa de RSE

Para tener un programa de RSE se deben identificar las necesidades o retos del país, ya sea en términos de educación, medioambientales, entre otros; luego, hay que asegurarse de que los programas que se van a desarrollar generarán valor.

Lo anterior, asegurándose de que las personas participarán de forma voluntaria; en DHL, por ejemplo, se mide el clima organizacional para preguntarles a los empleados en qué quisieran ayudar, después de identificar las afinidades, se capacita al personal para que atiendan las situaciones de forma efectiva.

Lea: 3 pasos para fidelizar a su talento desde la gerencia.

 

Para que esto pase, la esencia de la compañía y los valores son claves. “En la alianza que hemos tenido con DHL, nos hemos dado cuenta que a pesar de que no es fácil, si no fueran una empresa de ejemplo en ese ejercicio de responsabilidad social, se hubieran dado por vencidos hace mucho tiempo y por el contrario, lo que hacen es decir: “bueno intentemos de esta manera, intercambiemos prácticas, escalemos…” todo porque hay un valor central en la organización y es el interés real de ayudar”, concluye Ángela María Rosales, directora nacional de Aldeas Infantiles S.O.S.

En resumen, ‘ponerse la camiseta’ y desarrollar programas de responsabilidad social empresarial es un plus para la sociedad, para la reputación organizacional, para aumentar el sentido de pertenencia de los colaboradores de la organización y generar mejores resultados en la compañía.

Capital Humano es una página especializada en la gerencia de Talento Humano. Reciba más contenidos de interés suscribiéndose aquí.

También le puede interesar