Febrero 7 de 2019

Revisamos el informe sobre resiliencia organizacional del profesor David Denyer de la Universidad de Cranfield para aclarar qué es y cómo aplicar este término a su empresa.  

Si la historia ha demostrado algo, es que para sobrevivir hay que adaptarse. Siguiendo esa lógica, la resiliencia organizacional es la capacidad que tiene una empresa para, año tras año, lograr sobrellevar los cambios que un mundo interconectado y en constante evolución trae consigo.

Para Howard Kerr, director general de BSI (The British Standards Institution), “una organización resiliente es aquella que no solo sobrevive a largo plazo, sino que también florece, superando la prueba del tiempo”.

Después de varias décadas y más de un centenar de investigaciones, el estudio de Denyer estableció tres pilares para aplicar la resiliencia.

Lea también: la resiliencia corporativa y su valor competitivo

 

La excelencia del producto: la base de cualquier empresa es ofrecer un producto y/o servicio acorde a las necesidades mundiales. Es por eso que siempre se debe renovar su catálogo mientras se examina constantemente cualquier riesgo, amenaza u oportunidad que pueda surgir en el momento, esto con la intención de innovar cada día y expandir la empresa mediante la creatividad y el talento.

La confiabilidad del proceso: los beneficios internos como el recorte de costos innecesarios y el aumento de la eficiencia conviven con los beneficios externos como el aumento de la competitividad de la empresa en el mercado, todo esto gracias a la optimización y el refuerzo de áreas del trabajo como control de calidad, continuidad de negocios, salud y seguridad, entre otras.

El comportamiento del personal: aunque pueda parecer un cliché, las personas hacen negocios con personas. Es por esto que dependiendo de la calidad del ambiente laboral en el que trabajen los empleados, la calidad del producto será directamente proporcional debido al sentido de pertenencia que estos sienten con su entorno. Tener en cuenta el manejo del estrés y tener un equipo motivado hará que los resultados y la reputación de la empresa crezcan y mejoren.

Lea también: resiliencia, la fortaleza interna de una compañía

 

Casos de éxito como Infosys (India), Baiada (Australia), SAP (Alemania) y Ciena (Estados Unidos), han demostrado que aplicar modelos de resiliencia organizacional es importante para lograr superar las crisis que experimenta cualquier empresa. En el caso de Recursos Humanos es importante hacer hincapié en el tercer pilar enunciado. Por eso, le tenemos algunos consejos para que su equipo de trabajo se mantenga productivo, satisfecho y resiliente.

  1. Cultivar una actitud positiva: todo equipo debe aprender a asumir los problemas y desafíos que representa cualquier cargo con determinación y esfuerzo. La autocompasión es el peor enemigo de un empleado.
  2. Sentido del humor: la mejor arma que se tiene contra el estrés y la tensión es la risa. Es necesario contar con espacios laborales en los que sus empleados puedan reír y dejar ir la preocupación.
  3. Tenacidad: tener una actitud activa, fuerte y constante frente a cada problema que pueda llegar a aparecer es necesario para lograr sobrellevar las adversidades analizando cuál es la mejor actitud.
  4. Controlar las emociones: este es quizás uno de los puntos más difíciles en los que se debe trabajar, pero un equipo de trabajo jamás podrá tener una actitud positiva si está enfrascado en sentimientos negativos. Hay que enfrentarlos con cabeza fría.
  5. Socialización: es importante escuchar a sus empleados. No importa qué tan oscuro esté el panorama, una buena idea puede venir de cualquier lugar.

Por último, todos estos consejos y estrategias deben ser pensados a largo plazo. Según el estudio de Denyer, el 75% del índice Standard & Poor’s 500 será reemplazado para 2027 debido a la aparición de nuevas empresas que crecen rápidamente mientras que las ya establecidas tienden a desaparecer. El reto está en obtener resultados a corto plazo que incidan en el futuro de la compañía de manera positiva.

Si quiere recibir más recomendaciones sobre resiliencia organizacional, regístrese  y haga parte de la comunidad de Capital Humano.

También le puede interesar