Febrero 19 de 2018

Para que la gerencia de Recursos Humanos funcione efectivamente hay que contar con un equipo diverso, es decir, colaboradores con cargos de tipo administrativo.

Por un lado son fundamentales los auxiliares (que frecuentemente son personas con formación del SENA a nivel técnico y/o tecnológico en gestión administrativa) y los practicantes de esta misma institución y de universidades con énfasis en psicología, administración de empresas y comunicación social.

También se deben buscar psicólogos, administradores de empresas, personas con estudios en el área de gestión humana a nivel posgradual e incluso, ingenieros industriales para el diseño de cargos, estructuración de procesos administrativos, elaboración del organigrama y reingeniería de cargos.

Según Yuly Rodríguez Urrea, Especialista en Psicología de las organizaciones y del trabajo, “las competencias de estos colaboradores deben ser transversales para la organización pues se trata de cargos que median entre la parte operativa y estratégica, por lo que necesitan competencias como trabajo en equipo, adaptabilidad, liderazgo, autocontrol, resolución de conflictos, orientación a los resultados, compromiso, calidad en el trabajo, entre otras”.

Estos perfiles son ideales para desempeñarse como director de Recursos Humanos, quien es el encargado de “desarrollar e implementar las políticas relacionadas con la efectividad del personal de la organización. Su principal objetivo es asegurar que los empleados tengan un equilibrio entre sus habilidades y su experiencia, y que tengan oportunidades para mejorar su posición dentro de la empresa”, explica la IEBS, Escuela de Negocios de la Innovación y los Emprendedores de España.

Es ideal que en el equipo exista un reclutador, quien se encargará de buscar el talento ideal de acuerdo con los objetivos de la compañía. Esto lo pueden hacer a través de las redes sociales. También se debe contemplar un consultor reclutador independiente, para hacer el puente entre el candidato y la empresa.

Para el desarrollo profesional de los colaboradores y la compensación de los mismos, se puede optar por un técnico de formación o capacitador. Mientras que para impactar en el compromiso de los colaboradores con la implementación de proyectos es necesario contratar un profesional en comunicación interna.

¿Cómo seleccionar estos cargos?

Aunque el reclutamiento y la selección varían dependiendo de la organización, se recomienda que esta decisión sea tomada por los líderes del departamento de RR.HH. (psicólogos o profesionales con estudios relacionados en esta área), o dado el caso, por los gerentes de las organizaciones, quienes deben hacer “entrevistas, pruebas psicotécnicas y psicológicas, así como pruebas por competencias como el assessment center, que mide varios aspectos a la vez de manera grupal y con situaciones laborales similares a las que el candidato puede encontrarse en el campo laboral real. Deben participar varios miembros del área para que la selección sea más objetiva”, afirma Rodríguez.

A esto se agrega que los beneficios de contar con este tipo de cargos en el equipo permiten que haya mayor interdisciplinariedad para darle una perspectiva distinta al proceso administrativo de la organización y lograr resultados más eficientes. Para esto es fundamental que las personas que conforman el equipo tengan una alta capacidad de escucha y de negociación, pues “al ser cargos transversales y mediadores, además de ser importantes en la toma de decisiones de la parte estratégica de la organización, deben tener orientación al cliente, empatía, creatividad e innovación para todos los procesos en los que quieran impactar y fortalecer con los colaboradores”.

La conformación de equipo de RR.HH. también obedece a un tema coyuntural, pues las nuevas tendencias y tecnologías exigen profesionales que, además de tener formación administrativa, posean énfasis en tecnologías y nuevas formas de manejar el talento humano. Entre los más destacados están los publicistas, los pedagogos y profesionales con formación en mercadología, quienes permiten estar a la vanguardia de los cambios en el mercado laboral y en el manejo de tecnologías en la administración.

Recuerde que además de la selección hay que preocuparse por la inducción que estas personas deben tener para alinearse con los objetivos de la organización, por lo que se deben desarrollar procesos de alto impacto, creativos y de corta duración.

“Hay que producir información general de la organización, de los objetivos, las metas del cargo, expectativas, responsabilidades, normatividad de la organización y aspectos complementarios que incentiven el buen trabajo y que a la vez permitan facilitarlo, ya que se trata de un área que requiere apoyo institucional para la toma de decisiones. Para facilitar este empoderamiento, los gerentes o los líderes del área de RR.HH deberían estar allí para acompañar el proceso”, explica Rodríguez.

En resumen, el área de Recursos Humanos debe ser un equipo variado e integral para que los diferentes procesos de la organización puedan tener una visión más amplia y encaminarse a cumplir efectivamente el objetivo general de la organización.

Una vez conformado o estructurado el equipo vale la pena tener en cuenta cómo se trabajará para cumplir con la estrategia de la compañía y hacer del 2018 un año exitoso, aquí puede encontrar más información al respecto.

También le puede interesar