Febrero 1 de 2018

Uno de los conceptos que más reconocimiento le ha dado al filósofo y escritor Pierre Levy (Túnez, 1956) es el de Inteligencia Colectiva, que busca el reconocimiento y el enriquecimiento mutuo de las personas, y resolver en conjunto todas aquellas situaciones o tareas que no se pueden hacer por separado.

En ese sentido, el área de RR.HH. debe promover este concepto en la organización con el fin de desarrollar proyectos creativos; no desaprovechar el conocimiento de los colaboradores; impulsar la búsqueda de mejores soluciones para la organización; generar inclusión y apoyarse de las experiencias del equipo de trabajo para obtener mejores resultados.

Colombina Schaeffer, subdirectora de Ciudadano Inteligente -compañía chilena que aplica la inteligencia colectiva en su día a día- explica en el portal Grandes Empresas que “esto produce sinergias y experiencias de aprendizaje mutuo muy enriquecedoras; por ejemplo, las personas de comunicaciones entienden lo que hacen los desarrolladores, y viceversa, lo que permite avanzar en las tareas de forma más fluida e integrada”.

Según Schaeffer, existen tres puntos claves para motivar a los colaboradores a que la apliquen: el primero es la humildad, haciéndoles entender que para sacar un proyecto adelante se necesitan “varias manos”. El segundo es la dirección de la organización, que significa romper con las estructuras jerárquicas y concebir la diversidad como un valor. Por último, están la confianza y la responsabilidad, que permiten que cada integrante del equipo se conciba como una pieza esencial.

Nada de lo anterior es posible si no se propician espacios de conversación que aumenten la interacción. Una forma de hacerlo es a través de las redes sociales corporativas, que brindan agilidad y permiten dar feedback constante. Le puede interesar: Aumente el desempeño de sus empleados con el feedback en tiempo real.

Asimismo, los líderes deben propiciar un entorno de sana competencia y en donde se valoren los esfuerzos en equipo, mostrarles a los colaboradores lo valiosos que son y transmitirles el mensaje de que no hay que temerle a compartir el conocimiento.

Ahora bien, la inteligencia colectiva no se trata únicamente de trabajar en conjunto, pues es “el resultado de construir y desarrollar decisiones colaborativamente integrando las ideas de aquellos que piensan de forma diferente y divergente; un proceso en el que el interés colectivo debe superar a los egos individuales”, manifiesta Andrés Ortega, sociólogo y dinamizador de entornos RR.HH. 2.0 en el blog Sobre personas y organizaciones.

Por eso, desde RR.HH. deben fomentarse los espacios para que se trabaje y se piense en equipo, fortaleciendo las capacidades comunicativas de los líderes y los colaboradores a través de workshops, por ejemplo.

Wonnova – empresa que ofrece servicios para mejorar la cultura empresarial, entre otros – señala en su web que, para aplicar esta dinámica de trabajo, “El profesional de recursos humanos debe asegurar que la cultura corporativa esté al servicio de  la inteligencia colectiva, o la capacidad de generar soluciones de negocio conectando el conocimiento y el talento organizativo”. Así, su recomendación es que se creen equipos en los que haya respeto por los demás, que se fomente la innovación y que, básicamente, aboguen por que “cada empleado sea un nuevo líder, transmitiendo en su equipo un significativo sentido de propósito y participación”.

En Capital Humano creamos contenido de interés para los gerentes de Recursos Humanos. Regístrese en nuestro newsletter y reciba mayor información sobre el tema.

También le puede interesar