Febrero 19 de 2018

“Estamos convencidos de que una organización exitosa es un ‘animal de 6 patas’, razón por la que debe ofrecerle beneficios a sus colaboradores, clientes, proveedores y aliados, a sus accionistas, a la compañía y a la sociedad” explica Camilo Leyva, director general de CYAN Visibilidad de Marcas.

Conscientes de eso, decidieron desarrollar una estrategia de inclusión dentro de su organización. Se pusieron en contacto con la Corporación Síndrome de Down y contrataron a uno de los jóvenes que se formaba allí.

Así fue como Nicolás Ardila ingresó a la compañía, comenzó trabajando en el área de archivo y manejo de documentos, pero su papel en CYAN tenía un valor adicional. “Las personas como él tienen un factor común y es la personalidad y el afecto. ‘Nico’ llegaba todos los días a la oficina y saludaba a cada uno de los colaboradores, estaba en contacto con la gente y buscaba que ellos siempre se sintieran bien”, cuenta Leyva.

De ahí surgió la idea de encontrarle un cargo distinto, por lo que decidieron crear la gerencia de abrazos, un área en la que cada una de las cosas buenas que este personaje hacía por los demás se convirtió en una función estipulada por contrato.

“Al comienzo fue difícil que la corporación creyera en mí, pues tristemente en muchas ocasiones las personas con síndrome de down son contratadas por períodos cortos de tiempo en las empresas, así que se les hacía extraño que quisiéramos darle un cargo distinto a Nico, sin embargo, lo hicimos y ya son 4 años aproximadamente los que lleva él en la organización”, agrega Leyva.

Con la gerencia de abrazos, los colaboradores han adquirido más sentido de pertenencia por la organización, “esto nos ha dado una unión familiar importante que automáticamente trae beneficios de productividad, motivación, felicidad e incluso, que los mismo colaboradores digan que este es su best place to work”.

Aunque el cargo del gerente de abrazos no es común, esta agencia de publicidad espera que se convierta en una iniciativa que se expanda a más lugares. Para ello es importante que Recursos Humanos tome las riendas del asunto, primero, trabajando en la inclusión (la Corporación Síndrome de Down está formando jóvenes para estos cargos, por ejemplo) y segundo retándose a romper paradigmas.

Un gerente de abrazos se encarga de “mejorar la cotidianidad de todos los actores que participan de alguna manera en el contexto de la organización, desde sus colaboradores y su familia, clientes y proveedores a través de expresiones y acciones cargadas de emocionalidad”, especifica CYAN en el manual de funciones de Nicolás.

Él saluda y abraza diariamente a los empleados, apoya procesos de inducción, mantiene conversaciones y detecta situaciones, sentimientos o preocupaciones de los colaboradores, comparte alguna experiencia, video o tema interés, recibe y da la bienvenida a clientes y proveedores que visiten la agencia, decora puestos de trabajo y felicita a los trabajadores, clientes y proveedores en su cumpleaños; lleva regalos a los colaboradores, se mantiene atento a novedades y comunica mensajes sobre motivación personal.

La efectividad del cargo se mide a través de encuestas de satisfacción de los empleados cada seis meses. Cabe aclarar que el cargo no sería el mismo si no tuviera apoyo, en el caso de CYAN, tanto del equipo investigación como del de Talento Humano que están siempre atentos para apalancar las ideas del gerente de abrazos y destinar recursos para la realización de sus propuestas.

Además, se trata de un beneficio mutuo porque este tipo de iniciativas, además de favorecer el buen clima laboral, le permiten a personas como Nicolás ganar autonomía para realizar actividades, comprometerse con sus labores y desarrollarse tanto en el plano cognitivo como en el relacionamiento con otras personas.

Si está interesado en conocer más sobre esta iniciativa ingrese aquí y consulte con CYAN más información para implementarla en su organización. No olvide suscribirse en nuestra comunidad y encontrar más casos de éxito alrededor de la inclusión laboral y el desarrollo del talento humano.

 

Foto: Cortesía CYAN Visibilidad de marcas

También le puede interesar