Noviembre 8 de 2017

La transformación digital, más allá del uso de herramientas digitales significa que sus áreas y colaboradores sean digitales. Es decir, que se empoderen “de las nuevas tecnologías, las plataformas y las maneras en las que estas funcionan”, como lo señala el informe Deloitte Global Human Capital Trends (2017).

Lo anterior no significa que ciertos procesos no se puedan realizar manualmente, solo que toman más tiempo. Por ejemplo, hay empresas que se tardan hasta 6 meses en desarrollar encuestas, revisarlas y tabularlas. Así lo ha visto Enrique Besa, CEO y Co fundador de Rankmi, una herramienta de gestión de personas con la que “estos procedimientos podrían demorarse solo 2 meses, destinando el tiempo restante para hacer otros procesos”.

Otra herramienta para tener en el radar es Meta4, un software que se encarga de “los procesos de gestión del talento de manera unificada; desde la búsqueda y selección del candidato y su completo desarrollo en la compañía, hasta la gestión de la compensación y los beneficios acordados”, explica Carlos Pardo, director general para Iberia y Latinoamérica de Meta4.

Esta herramienta es capaz de conocer el estado global de los colaboradores que hay en la organización; identificar grupos de talento críticos; analizar tendencias del talento en la compañía, y brindar información para saber cómo buscar potenciales sucesores a cargos en la empresa para anticiparse a necesidades futuras, entre otras posibilidades.

Un caso de éxito de Meta4 es el Grupo Bimbo. Para la organización “el mayor de todos los logros fue la centralización de procesos, de la cual se desprendieron ventajas como ahorros en tiempo, dinero y aprovechamiento del personal. Ahora todas las áreas se encuentran integradas y por lo tanto se ven beneficiadas, ya que la información no está centralizada en el departamento de selección. Dicha información es más estratégica, analítica y menos operativa”, añade Pardo.

Otra herramienta digital pensada para el área de Gestión Humana es GestPeople, ya que permite definir la estructura organizativa de la compañía; establecer los cargos; las competencias de cada colaborador y objetivos a corto y a largo plazo. Así, cada empleado tiene una ficha con su información y con las metas que debe alcanzar.

Además, permite actualizar el organigrama constantemente en caso de que haya ascensos o retiros, algo que se traduce en una gestión eficiente de la información y que permite ahorrar tiempo.

La tecnología también puede llegar a ser una aliada para formar el talento de la organización. Plataformas de e-learning como Alumne Infinity, por ejemplo, tienen como mayor utilidad el poder desarrollar cursos y capacitaciones para los colaboradores de acuerdo con su perfil, algo que a mediano plazo mejora los resultados en la organización y permite tener colaboradores más capacitados.

Cada área tiene distintas maneras de aplicar la transformación digital. Sin embargo, RR.HH. debe ser transversal a cada una. Por eso, el implementar herramientas digitales en los procesos de Gestión Humana, además de dar ejemplo frente a otros equipos, le da mayor visibilidad al área dentro de la organización. “Es una oportunidad de ser un instrumento catalizador para la compañías, dejar de ser tan operativos y convertirse en aliados estratégicos”, concluye Pardo.

Reciba en su correo de forma semanal toda la información sobre gestión de procesos para el área de RR.HH. suscribiéndose a nuestro Newsletter.

También le puede interesar

er