Julio 31 de 2017

El clima y la cultura organizacional tienen factores en común. Sin embargo, existen importantes diferencias entre ambos que se deben tener en cuenta. La cultura organizacional se define como “el resultado de todos los años de trabajo, de lo que es permitido o no, de las creencias, de los valores; incluso de las cosas que no están escritas pero que hacen que la compañía funcione”, explica Jorge Izquierdo, gerente consultor de Prestro, organización ecuatoriana especialista en cultura laboral.

Ahora bien, el clima laboral se define como la percepción que tienen las personas de los factores de trabajo. Según Izquierdo “la forma en la los colaboradores reciben y ven las cosas en la organización tiene incidencia directa sobre la productividad y los resultados que espera una compañía”. Se debe medir en tres momentos importantes: el primero, cuando una organización está empezando, porque se trabaja y se obtiene información más rápido. Algo que permite idear planes de acción para mejorar la productividad, porque la cultura aún no se encuentra arraigada en la compañía.

El segundo momento en que se debe medir es cuando se detecta un liderazgo que no es apropiado o que debe reencaminarse. “Si un líder no está haciendo que las personas de su área se sienta cómodas influirá en el clima organizacional (percepción de las personas allí). Sin embargo, no afectará la cultura, al ser un aspecto más profundo de la organización.

Por último, si no se están cumpliendo las metas es necesario identificar qué está causando eso y una manera de lograrlo es a través de la medición del clima organizacional. Esto implica, entre otros aspectos, revisar si hay riesgos sicosociales que lo estén afectando, para analizar la causa y tomar acciones correctivas al respecto. Lo anterior, con miras a conocer cómo se sienten los colaboradores y si sienten bienestar personal y laboral.

La encuesta es la mejor herramienta

En el caso de la cultura organizacional se recomienda medir aspectos como las creencias, los valores, entre otros, a través de conductas, tecnología, información, gestos, motivaciones, procedimientos, entre otros.

Mientras que, para medir el clima hay dos pilares fundamentales: lo organizacional y lo humano.  “En lo organizacional se ven los factores que están a decisión de la empresa y que afectan a las personas; en lo humano están los factores de las personas que afectan a la organización”, agrega Izquierdo.

Algunas mediciones en Latinoamérica y a nivel mundial

Según estudios realizados por Prestro, las organizaciones latinoamericanas miden en su mayoría el clima. Esto se debe a las condiciones, políticas, económicas y financieras y el deseo de obtener resultados rápidamente. Mientras que en Europa y Estados Unidos se mide el clima, pues se desea trascender en sus principios y valores. En estos países “no piensan en la compañía a 10 o 20 años sino que se imaginan en 50 años”, afirma Izquierdo.

Las fórmulas exactas de medición no existen, pues cada organización es  diferente. Lo importante es no dejar de lado la evaluación e identificación del clima y la cultura, para estar alineados con los objetivos de la compañía y optimizaremos los planes de acción.

¿Quiere conocer más claves para mejorar los procesos en tu organización? Suscríbase a nuestro Newsletter y comience a darle una mirada distinta a la gerencia del talento humano en su compañía.

También le puede interesar