Julio 6 de 2017

Para garantizar la efectividad de cada uno de los procesos de la organización, los CEO deben promover el desarrollo profesional de sus colaboradores. ¿Cómo? A través de la universidad corporativa, un modelo que ofrece alternativas de formación ininterrumpida de las habilidades y competencias de sus empleados.

Este tipo de aprendizaje es un gana-gana, tanto para el empleador como el empleado. “Garantiza la sostenibilidad y el mejoramiento continuo de los procesos clave de la organización y cualifica a su equipo de trabajo”, dice Camilo Rico, Líder de Consultoría y Formación de Adecco. “Esto último también sirve como valor agregado para el trabajador, logrando mejorar niveles de compromiso, motivación y satisfacción laboral”, agrega.

Las ventajas de este tipo de enseñanza han motivado a diferentes organizaciones del país. Por ejemplo, entidades reconocidas como Gas Natural Fenosa, Ecopetrol, MinTic, Colsubsidio y el BBVA.

En el caso del BBVA, la organización cuenta con una experiencia de más de 20 años en la implementación de programas de formación. Su objetivo con estos es fortalecer y desarrollar las habilidades de sus colaboradores y  apoyar su desarrollo profesional para que adelanten sus estudios superiores de pregrado y posgrado.

Según Rozo, las empresas deben estructurar la formación de sus empleados en torno a las competencias que requiere el ‘core’ del negocio. Por eso, en el caso del BBVA, cuya actividad principal es económica, la educación continuada de sus funcionarios se enfoca en temas afines a la banca y a las nuevas tecnologías.

“Somos un banco digital en permanente evolución y buscamos constantemente fortalecer a nuestros equipos con competencias personales como mentoring, coaching y dominio de otros idiomas. Y con programas que desarrollan a través de nuestras escuelas de formación, competencias en management, análisis de riesgos, ventas y asesoramiento, finanzas y nuevas tecnologías”, cuenta Jorge Hernández, Vicepresidente de Recursos Humanos de BBVA.

Para ejecutar la educación continuada en una organización, Rozo explica que este debe responder al plan estratégico de la compañía, de tal manera que resuelva las necesidades y retos de la organización.

En el BBVA implementaron Creciendo Contigo, herramienta con la que identifican la ruta de crecimiento para sus colaboradores. Esto les ha permitido conocer cuáles son los programas corporativos que realmente necesitan.

“Adicionalmente, contamos con varias plataformas de e-learning donde nuestros colaboradores pueden acceder desde cualquier lugar y a cualquier hora, dependiendo de sus necesidades”, agrega Hernández.

A esto se le suman convenios que han realizado con diferentes entidades de educación superior para que los colaboradores y sus familias puedan acceder a diferentes iniciativas de formación de alta calidad.

 Los modelos de carrera corporativa pueden ser de crecimiento horizontal o vertical. En el BBVA existen tres modelos de carrera corporativa:

  1. Gestión de Vacantes: Permite que los colaboradores puedan aplicar a los cargos disponibles en cualquiera de los países donde está presente el BBVA.
  2. Creciendo Contigo: Una oferta de valor para sus empleados, que como ya se mencionó, ayuda al BBVA a identificar la ruta de crecimiento de sus colaboradores a través de dos momentos. Onboarding, que busca brindar una experiencia memorable y estandarizada para las personas que se vinculan a la empresa; y Desarrollo profesional. Este último ofrece formación a los funcionarios en fases de desarrollo, oportunidades profesionales, promociones y profesionalización, dependiendo del cargo.
  3. Modelo de Roles: Herramienta que les permite preparar a sus colaboradores en las áreas de tecnología para enfrentar los retos que trae la transformación tecnológica que adelanta la organización.

“Este modelo proporciona una nueva forma de prepararnos para afrontar las tendencias y los desafíos que impone el mercado, garantizando la simplicidad y homogeneidad en el desarrollo de nuestros colaboradores, potenciando el crecimiento de carreras técnicas y facilitando una gestión de talento, más alineada con el mundo tecnológico”, continúa Hernández.

Actualmente, existen diferentes tipos de Learning Management System (LMS). Dentro de los más usados por las facilidades que presentan, Rozo menciona Moodle, Blackboard y ATutor, plataformas que permiten reducir costos y tener mayor flexibilidad de tiempo y espacio.

Al implementar un programa de educación continuada en tu organización, es esencial que de la mano de recursos humanos desarrolles una descripción de los cargos y las competencias que necesitan tus empleados.

Ten en cuenta que Rozo sugiere incluir el desarrollo de habilidades asociadas al servicio al cliente y el liderazgo, temas que según él son trasversales a todos los equipos de cualquier empresa.

Para los Millennials la formación continuada motiva incluso más que un salario. En Capital Humano encuentras un sinnúmero de posibilidad para el aprendizaje de tus empleados.

También le puede interesar

er