Marzo 22 de 2018

Recursos Humanos es un área que puede trabajar para influir directamente en el rendimiento de los colaboradores, de ahí la importancia de estar atentos a las variables que pueden hacer de este hecho una ventaja o una desventaja: tiempo (horas que dedican al trabajo), el talento (las habilidades, aptitudes e ingenio que las personas le invierten a su trabajo) y la energía (nivel de compromiso, pasión y concentración que los colaboradores aplican a su labor).

Según la investigación de Harvard Business Review (HBR) sobre la inversión de las organizaciones en el tiempo, talento y energía, la suma de las anteriores variables es fundamental para analizar el aporte de cada colaborador a la productividad y la rentabilidad de la organización.

El primer recurso es el tiempo. De acuerdo con la investigación, “una empresa promedio pierde el 21% de su fuerza de producción por la mala administración del tiempo, las mejores empresas reducen esta pérdida en casi un 50%”.

Entre los factores desencadenantes de la pérdida de tiempo están la cultura y las costumbres de la compañía, ya sea porque no están bien estructuradas o porque las prioridades están mal distribuidas. Para que esto no afecte a la compañía es recomendable que el área de Gestión Humana ayude a las cabezas de área a organizarse, estudiando cada una de las razones por las cuales se malgasta el tiempo en los procesos.

Para conseguir este objetivo se debe contemplar la reestructuración de la burocracia pues, en ocasiones, el hecho de tener que esperar respuesta de diferentes mandos en la organización para llevar a cabo un proyecto, retrasa la ejecución u operación de las actividades, además de que la gestión de permisos con tantas personas toma más tiempo.

También se debería entrar a analizar las normas, los mecanismos de evaluación y mejora y los sistemas de compensación, para determinar qué vale la pena conservar y porqué aporta al aumento de la productividad.

En segunda instancia está el talento, según HBR este impulsa el 29% de la productividad, por lo que hay que asegurarse de tener el mejor talento para hacer los procesos posibles. Esto implica analizar los diferentes perfiles que deben integrar la organización para tener grandes resultados, entre ellos se encuentran los talentos estrella (quienes ejecutan la estrategia de la empresa mejor que nadie), que son colaboradores que pueden marcar la diferencia.

Y aunque es claro que no todos los empleados pueden ser de primer nivel -dado que las posibilidades de crecimiento profesional en la compañía no lo permiten- sí es fundamental que los talentos estén bien distribuidos en las diferentes áreas, para que así, haya personas con alto conocimiento en todos los departamentos. “El talento bien organizado y dirigido convierte a los equipos de una empresa en un multiplicador de la productividad”, explica el estudio.

La investigación también resalta que “aunque Gestión Humana puede utilizar técnicas avanzadas y de Big Data para identificar y desarrollar el talento capaz de marcar la diferencia, lo crucial es que RR.HH. asegure que las diferentes personas de una organización están en el lugar correcto y sean dirigidas por mandos inspiradores”. Estos talentos estrella deberían ocupar por lo menos el 16% de la nómina.

En tercer lugar está la energía, que es la principal fuente de la fuerza productiva. Según el estudio, un colaborador enérgico es dos veces más productivo que uno que no lo es, por lo que hay que lograr que las personas en la organización estén siempre inspiradas.

¿Cómo lograrlo? Fomentando la participación de los empleados en la estrategia de la organización, para que trabajen alineados a los objetivos del negocio. Preocuparse porque el clima de la organización sea ameno, se respire trabajo en equipo y se erradiquen factores que desequilibran las labores como el irrespeto y los retrocesos, también se debería capacitar a los líderes para que den feedback constante a sus equipos y estos estén en constante desarrollo.

Se trata de lograr un balance entre las tres variables para respaldar aún más la inversión de capital humano por parte de los directivos. ¿Cómo manejan estos tres factores desde el área de RR.HH. de su compañía? ¿Cuál es su opinión sobre este tema? Cuéntenoslo a través de Facebook y LinkedIn.

También le puede interesar