Marzo 6 de 2019

Hablamos con León Silva, Watson Talent & Kenexa de IBM, acerca de los retos que afrontan las empresas y el mundo organizacional frente a la inteligencia artificial. ¿Cómo prepararse desde la gestión del talento?

Hace unos años la IA (inteligencia artificial) era un elemento más de la ficción. Un recurso narrativo que servía como combustible para películas, series y libros que mostraban escenarios distópicos o utópicos, es decir, sociedades fuera del alcance de la realidad.

Contrario a lo que las personas piensan, la firma de Recursos Humanos Workia, en conjunto con el Instituto de Investigación en Ciencias de la Computación, demostró que esta tecnología avanza a pasos agigantados con el lanzamiento de EVA: un robot entrevistador capaz de medir capacidades como liderazgo y proactividad.

Durante el día del ejecutivo de gestión humana, en ACRIP, León Silva habló con Capital Humano sobre cómo estos nuevos robots o programas serían capaces de eliminar 77 millones de empleos pero a la par crear 130 millones de nuevos puestos.

Vea también: nuevos cargos con la llegada de la inteligencia artificial

 

“Es sencillo, por ejemplo, en el proceso de reclutamiento de personal se dice que uno se hace la opinión de la persona a los seis segundos de haberla visto. La decisión que yo tomo con base en un sesgo de esta naturaleza muy probablemente es una equivocación. Vemos que el 40% de las decisiones de contratación terminan siendo errores, por lo que sí hay espacios en los que la inteligencia artificial puede sumarle a las áreas de gestión de talento”, dice Silva.

Siguiendo esta lógica, es verdad que ciertos trabajos van a tender a desaparecer con el paso del tiempo, pero también muchos tendrán que transformarse. En otras palabras: la inteligencia artificial reemplazará ciertos aspectos del trabajo para que el colaborador se enfoque de lleno en otros.

Lea también: procesos de selección ágiles gracias a la inteligencia artificial

 

“Todo lo que tenga que ver con predicción lo va a hacer la IA, mientras que todos los juicios de valor que se le aportan a esas predicciones para tomar decisiones lo vamos a seguir haciendo los humanos”, menciona Silva.

Sin embargo, este tipo de desarrollos tecnológicos tienen un gran enemigo: el miedo. Teniendo en cuenta que a muchas personas les aterra la idea de que una máquina las reemplace o que —según la misma conferencia de Silva— el 65% de los niños que hoy están ingresando a primaria van a trabajar en cargos que hoy no existen, el reto es adaptarse inmediatamente a la evolución tecnológica teniendo en cuenta cuatro aspectos:

  1. Gestión de talento tiene que empezar a entender y evaluar las habilidades que se necesitan hoy y las que se van a necesitar en el futuro.
  2. La innovación juega un papel clave. Se necesitan personas que hagan las cosas de una manera diferente, así que desde los equipos de RR. HH. se tiene que idear alguna manera más efectiva para atraer al talento externo. “Si no me vuelvo una estrella en esto, voy a perder la fuerza laboral que necesito”, explica Silva.
  3. El desarrollo y la movilización del talento interno es vital, se tiene que capacitar a los colaboradores para sus nuevas funciones. Hay que aprovechar mejor al personal.
  4. Las experiencias que se creen para que los colaboradores quieran seguir en la empresa con compromiso deben ser excepcionales y memorables.

Si le gustó este contenido acerca de los nuevos retos que traen consigo los avances tecnológicos, regístrese en Capital Humano y encuentre información útil sobre actualidad, tendencias, estudios, recomendaciones y otras claves para ir a la vanguardia.

También le puede interesar