Diciembre 12 de 2017

En el 2017 a nivel global, el área de RR.HH. se caracterizó por desarrollar procesos de selección enfocados en conocer a las personas. También, se evidenció el papel de la tecnología con el uso de plataformas que facilitaban el reclutamiento y el desarrollo del talento humano. El 2018 profundizará en varias de estas, según Forbes, que presentamos a continuación:

1. Candidatos pasivos: la primera tendencia está relacionada con el proceso de selección a través de redes sociales, ya que permite ponerse en contacto más fácilmente con los candidatos. Así, las redes funcionarán como una ayuda para los reclutadores quienes, más allá de revisar hojas de vida a través de sitios web especializados pueden llegar a encontrar personas y grupos de interés a través de hashtags, foros y otras herramientas de comunicación en línea; permitiéndole al área de RR.HH. conocer y entender mejor a las personas.

2. Trabajo remoto: aunque se viene adelantando en muchas organizaciones, el modelo de teletrabajo o trabajo virtual se posicionará aún más en el 2018, ya que se busca facilitarles a los colaboradores un balance entre la vida laboral y personal. En EE. UU., por ejemplo, “es una tendencia trabajar en casa, en una cafetería o en cualquier otro lugar donde haya Wi Fi. En las últimas dos décadas, el volumen de empleados que hacen teletrabajo se ha cuadruplicado; ahora son aproximadamente el 37%”, explica Forbes. De esta forma, fomentar este modelo de trabajo es una manera de retener a los empleados y de aumentar su satisfacción laboral.

3. Contratación a ciegas: se trata de ir más allá de los datos demográficos de los candidatos (que en ocasiones pueden sesgar a los reclutadores), para observar en las hojas de vida únicamente las habilidades de las personas y su experiencia profesional. Esto le permite a la organización ser más diversa y evitar la discriminación.

¿Cómo hacer una contratación a ciegas? Omitiendo antecedentes laborales del candidato, datos como el sexo, edad, raza y religión y revisando las hojas de vida a través de softwares de reclutamiento, por ejemplo.

4. Gamificación: es una técnica basada en el juego competitivo, la cual se puede utilizar durante el proceso de selección, de marketing o de entrenamiento. Funciona a través de aplicaciones digitales en las que se les da un reto a los candidatos, quienes se deben esforzar por aumentar su puntaje en la plataforma y mostrar sus habilidades a los reclutadores; al tiempo en que estos últimos analizan la información que arroja el programa.

Adaptarse a este tipo de tendencias permitirá que el área de Recursos Humanos tenga la información requerida para evaluar las fortalezas y debilidades de los candidatos, permitiéndoles motivarse y encaminarse hacia la mejora continua.

5. Empleados a prueba de futuro’: es una realidad que con la transformación digital muchos puestos de trabajo desaparecerán o se modificarán, por lo cual una de las múltiples tareas de RR.HH. es preparar a sus colaboradores para que estén en nuevos cargos y se mantengan en la organización. “Esto significa identificar al personal que esté dispuesto a adoptar diferentes aspectos del trabajo: administración, resolución de problemas y otras áreas que requieren un elemento humano y aprovechar ese potencial para prepararlo para el futuro”, afirma Forbes.

De esa manera, Gestión Humana ahorrará dinero porque invertirá en su propio talento e irá de la mano con la transformación digital.

Para Pablo Álamo, director del área de Excelencia Humana en Prime Bussiness School de la Universidad Sergio Arboleda, “estas tendencias suponen un enorme reto para los responsables de la gestión humana en las organizaciones. Lo fácil es quedarse en el pasado, en lo que se ha comprobado que funciona. Lo difícil es encontrar la mejor propuesta para los empleados, proveedores y clientes que son nativos digitales”, dice.

Por eso, agrega que “es importante que las organizaciones estén al tanto de las tendencias en la gestión del talento porque es clave saber leer el mercado, la mente de los clientes (internos) y dar la mejor respuesta a sus necesidades y motivaciones de desarrollo personal. Al final, la productividad -que tanto ansían las organizaciones- en entornos altamente competitivos solo es posible con personal cualificado y altamente motivado”.

El gran reto no es solamente implementar las tendencias, sino lograr que sean coherentes con la estrategia de la compañía. Además, es importante que el área de RR.HH. se empodere, entienda el negocio y pueda operar de forma activa en la implementación de estas tendencias. Conozca aquí los conceptos en los que se puede basar su organización para implementar un cambio digital como el que requieren las tendencias del 2018.

También le puede interesar