Junio 24 de 2017

“Quien mucho abarca poco aprieta” y justo eso es lo que podría pasar en tu organización si al distribuir la carga laboral un empleado termina con más trabajo de lo usual.

De acuerdo con María Clara Patiño, Abogada y Magíster en Derecho Laboral y Seguridad Social, la sobrecarga de trabajo es considerada una modalidad de acoso laboral. “Se encuentra estipulada bajo la figura de persecución laboral en el numeral 2, artículo 2 y el literal i), artículo 7 de la Ley 1010 de 2006”, cuenta.

¿Qué se considera sobrecarga laboral? Designar funciones adicionales al trabajador de forma excesiva, desproporcionada y constante. Entonces, en lugar de estimular al colaborador, el trabajo desproporcionado representa un riesgo sicosocial que afecta su calidad de vida.

Por ejemplo, cuando un colaborador tiene una actividad designada y de forma repentina llega el jefe y le exige un informe detallado  para el día siguiente sin liberarlo de las tareas habituales, la persona puede no ser capaz de seguir el ritmo y empieza a sentirse presionado y estresado.

Estos son algunso de los efectos negativos de la sobrecarga laboral que inciden en los resultados de la organización. Debido a la presión que recae en los colaboradores, las consecuencias a nivel empresarial son numerosas e incluyen:

  • Deserción laboral
  • Aumento de niveles de estrés y depresión en los trabajadores
  • Incremento de costos laborales
  • Empleados conflictivos
  • Incumplimiento en las entregas

Al ser considerada una modalidad de acoso laboral, el exceso de trabajo tiene consecuencias legales para la compañía. “Siguiendo el protocolo previsto en la Ley, eventualmente se puede configurar un fuero de protección por 6 meses para el trabajador víctima de sobrecarga laboral”, afirma Patiño. Y añade que, “de acuerdo con el numeral 2 del artículo 10 de la Ley 1010, puede dar lugar al pago de la indemnización estipulada en el artículo 64 del Código Sustantivo del Trabajo, cuando el trabajador víctima de acoso haya abandonado o renunciado a su trabajo”.

Así puedes combatir la sobrecarga de trabajo

 Para acabar con esta problemática se debe conocer qué originó la sobrecarga laboral. Por ejemplo, la falta de organización, fallas en la gestión de manejo del tiempo; poca comunicación entre los equipos de trabajo; procesos obsoletos; tareas innecesarias o demasiado complejas.

Patiño considera que el trabajo en equipo es fundamental para evitar la sobrecarga de trabajo. Así, se pueden realizar las siguientes acciones, claves para acabar con la sobrecarga y evitarse una demanda por acoso laboral:

  • Organizar y esquematizar tareas
  • Delegar funciones
  • Optimizar las horas de trabajo
  • Establecer metas realizables y las fechas para su cumplimiento
  • Contar y disponer de herramientas adecuadas para el manejo de la información y los procesos
  • Evitar las distracciones como el celular y las redes sociales
  • Cumplir con los cronogramas propuestos
  • Promover la creatividad y ser recursivos.

No pierdas de vista estos aspectos e incentiva una cultura empresarial marcada por el equilibrio personal y laboral de los colaboradores y que fomente un diálogo constante. En últimas, no solo está en juego el bienestar de las personas sino también la estabilidad de la empresa.

También le puede interesar

er