Julio 6 de 2018

Hay una delgada línea entre motivar y escuchar a un colaborador para saber lo que quiere y piensa sobre los procesos de la compañía. En busca de lograr estos dos objetivos nace el ingaging, una tendencia que se basa en la escucha activa para involucrar a los empleados en la estrategia.

Mucho se ha hablado sobre generar engagement en los colaboradores de la organización, es decir, lograr que estos tengan un alto sentido de pertenencia por la compañía y se sientan orgullosos de sacar la cara por ella. Esto se logra a través de programas de bienestar, trabajo en equipo, reconocimiento, feedback continuo, entre otros.

Y aunque es importante, con la anterior metodología el jefe sigue siendo quien lidera los procesos y se lleva el crédito de los resultados, mientras los colaboradores se limitan a seguir instrucciones. Es por eso que el concepto engagement evoluciona al ingaging, una tendencia que se basa en escuchar a los demás, en la que se le pregunta a los colaboradores qué hacer para lograr el propósito común de la compañía y para que todos estén satisfechos con lo que se hace.

Lea: el glosario del gerente de RR.HH. del siglo XXI.

 

Para aplicarlo, genere espacios de debate con sus colaboradores que le permita saber qué opinan de la manera en la que debería desarrollarse un proyecto, podría recoger ideas que quizás nunca se le hubieran ocurrido. Recuerde animarlos a opinar, pues no hay ideas malas, todo sirve para mejorar el trabajo en equipo.

“El ingaging no requiere un esfuerzo extra por parte de los empleados. Lo que requiere de los líderes es la escucha atenta y el deseo de involucrar al resto de la empresa en la toma de decisiones”, explica el blog SocialReacher, herramienta de comunicación corporativa.

En video: ¿cómo dar feedback efectivo?

 

¿Qué se logra con ello?

Según SocialReacher con el ingaging se genera:

  1. Un flujo de ideas innovadoras y prácticas que apoyan a todos los empleados.
  2. La posibilidad de aprovechar todo el potencial de los colaboradores y sus poderes.
  3. Un aumento en la satisfacción y compromiso con los valores y metas corporativas.
  4. Comprensión de la visión y estrategia de la empresa.
  5. Capacidad de resolver los problemas con ‘supervelocidad’.
  6. Más implicación y entrega.
  7. Convertir a los colaboradores en prescriptores.

Al final lo que logrará la compañía es que las personas se conviertan en embajadoras de la organización, porque se sentirán orgullosos de estar en una empresa en donde las escuchan y toman en cuenta.

También le puede interesar: ¿cómo medir el engagement?

 

Según el libro ‘Ingaging Leadership: 21 Steps to Elevate Your Business’ de Evan Hackel, “los líderes que mantienen líneas abiertas de comunicación con todos los miembros del equipo ven mejores ganancias, mejor crecimiento, más innovación y ventaja competitiva frente a otras compañías. Este tipo de compromiso de los empleados crea mejores tasas de retención y trabajadores más felices”.

“La idea es que todos tengan voz, aporten sus ideas y que Recursos Humanos junto con las cabezas de equipo transformen esas propuestas en un plan ejecutable”, agrega el libro.

El ingaging no implica hacer todo lo que los colaboradores digan, pero sí es cierto que escuchar opiniones de otros permite ampliar el panorama y, al mismo tiempo, motivar a la gente.

Suscríbase a la comunidad de Capital Humano y reciba información relacionada con la gerencia de Recursos Humanos. Aquí le contamos qué puede aprender un líder de sus colaboradores.

También le puede interesar