Febrero 21 de 2018

Durante los 82 años que lleva funcionando el Hospital Militar Central (HMC), sus funcionarios y quienes han recibido algún tipo de atención por parte del personal médico y administrativo se han convertido en una especie de ‘familia’. Así lo explica la brigadier general Clara Esperanza Galvis, directora general de este hospital.

La razón es que la población que hace parte de este hospital recibe una atención integral a sus pacientes -que suelen ser una población con mayor riesgo de enfermedad por la naturaleza de su profesión- y un seguimiento exhaustivo a su evolución.

El nacimiento de este centro de atención de alta complejidad se remonta al conflicto que tuvo Colombia con Perú a mediados de la década de los 30, ya que las tropas que fueron a luchar en ese entonces necesitaron de un centro donde pudieran ser atendidas. Este se creó en el departamento del Caquetá y luego pasó a Bogotá, donde funcionó en Marly, en San Cristóbal y finalmente, en la transversal 3 A n.° 49-00.

Cuenta Galvis que el perfil de la atención a los usuarios del hospital se ha venido transformando con el tiempo. Lo anterior, debido a que las personas que vienen tratando desde hace años han ido envejeciendo y también porque el conflicto ha venido cambiando, a raíz del posconflicto y las desmovilizaciones. Por tal motivo, pasaron de trabajar con menos camas (de 700 se pasó a 520), lo cual representa una atención mucho más personalizada.

Otra de las fortalezas de este hospital es la educación, ya que es un hospital que, además, tiene más de 25 convenios con universidades nacionales e internacionales. “Estamos trabajando para la acreditación como hospital universitario (…) y hemos venido formando profesionales para todo el país. Podemos decir que en gran parte de las instituciones de renombre (en salud), hay gente que ha salido como egresada del hospital”, añade.

El HMC tiene alrededor de 54 servicios médicos y una circulación de 2.500 estudiantes (entre pregrado y posgrado), que permiten compartir conocimientos en especialidades como ingeniería biomédica, odontología y enfermería, entre otras, “y que han fortalecido al hospital”.

Actualmente, el hospital cuenta con un equipo conformado de 2.634 personas, entre personal de planta (1.209), contratistas (1325) y militares (100). Todos ellos hacen posible que el hospital pueda atender alrededor de 37.000 consultas externas mensuales, recibir a unos 8.000 pacientes de urgencias, y realizar hasta 1.500 cirugías, también mensualmente.

Por tal motivo, la brigadier general considera que el talento humano es el “soporte del Hospital Militar. Lo que ha crecido y lo que ha logrado es gracias a su talento humano”. Así, cada persona que conforma las diferentes áreas (dirección General y cinco subdirecciones) aporta a la atención en salud mental, en rehabilitación, manejo y tratamiento de enfermedades tropicales o trastornos metabólicos, desde su campo de acción.

Al ser el talento humano el soporte del HMC, sus directivas han desarrollado una serie de incentivos y beneficios para retenerlos y potenciar sus capacidades al interior del hospital. Además, los servicios que ofrece Colsubsidio han permitido que los colaboradores del hospital obtengan beneficios en cuanto a temas como recreación, entre otros. “Esperamos seguir trabajando de la mano y conseguir más beneficios. Todo lo que podamos darle a nuestros empleados se va a traducir en un mejor resultado de trabajo”, señala la brigadier.

Otras tácticas de retención de talento y de salario emocional para sus colaboradores son, por ejemplo, algunos apoyos relacionados con temas de estudio y formación, cuando se presenta una calamidad doméstica y la posibilidad de participar en “cualquier actividad que haga la institución”, dice Galvis.

Además de las tareas propias de Gestión Humana (como el pago de nómina y liquidaciones), tienen una serie de subprocesos entre los que se destacan: Higiene y Seguridad Industrial (HSIN), Gestión del Riesgo de Emergencias y Desastres, y uno llamado REIN, (Régimen Interno). Este último consiste en “controlar y administrar las situaciones administrativas del personal Militar designado al Hospital Militar Central de las tres Fuerzas, desde su ingreso, permanencia y retiro”.

Todos estos subprocesos están documentados, explican los objetivos que se espera obtener con su implementación y son de consulta pública. Esto le permite al área visibilizar su trabajo, estandarizar procesos y socializar las prácticas de la organización, tanto con sus colaboradores como con otras entidades.

En Capital Humano ofrecemos contenidos que destacan las buenas prácticas en gestión de Talento Humano. Regístrese AQUÍ y reciba en su correo electrónico contenido de interés y de actualidad sobre el tema.

 

Foto: Cortesía Hospital Militar.

También le puede interesar