Febrero 21 de 2018

“Colombia ha sido, es y seguirá siendo café”, dice la Federación Nacional de Cafeteros, que desde 1927 ha contribuido con el desarrollo económico y social del país, y vela por el bienestar de los más de 550 mil productores que representan en la actualidad.

Son 90 años de tradición, historia y liderazgo como una institución democrática y participativa. Nació a raíz de la idea de varios caficultores de crear un gremio que los representara a nivel nacional e internacional, les facilitara la producción, comercialización y exportación del grano y los ayudara a mejorar su calidad de vida.

Hoy por hoy, la FNC continúa siendo un motor de desarrollo económico y social en el país. Sobre todo en las zonas rurales, donde ha desarrollado programas de educación, equidad de género, gestión empresarial y preservación de recursos naturales para tener una caficultura sostenible.

De esa manera, se ha convertido en un gremio que construye instituciones y tejido social en el país, gestionando, mejorando y ejecutando más de 7 millones de obras de infraestructura, que incluyen viviendas, servicios públicos, vías, escuelas, hospitales, clínicas, polideportivos, entre otros.

Asimismo, se han preocupado por dejar en alto el café colombiano en el mundo, posicionándolo como el primer producto exportador agrícola en Colombia y generando alrededor de 807 mil empleos directos, equivalentes al 33% del empleo agrícola del país.

“Entre 1944 y 2015, el valor de la cosecha cafetera fue de 352 billones de pesos, que se han redistribuido como ingreso, no solo entre las familias productoras, sino en más de 590 municipios (más de la mitad de los del país), donde se estimula el consumo de bienes y servicios de otros sectores”, cuenta la Federación.

Durante su trayectoria, la FNC ha buscado trabajar con talento humano que les ayude a “alcanzar la Misión, la Visión y los objetivos estratégicos fijados”, como señalan en su página web.

Por tal motivo, piensan en sus colaboradores y en cómo brindarles beneficios que ayuden a mejorar su calidad de Vida. Por ejemplo, el área de RR.HH. se ha apoyado en Colsubsidio para desarrollar actividades encaminadas al balance y calidad de vida de los colaboradores, como por ejemplo, “las actividades de recreación para la familia, la promoción del turismo, la oferta de créditos y otros programas encaminados a la integración y reconocimiento organizacional”, afirman.

Todo esto lo hacen porque para ellos “la mejor práctica es la permanente búsqueda del bienestar de los colaboradores y sus familias, a través de programas de balance, calidad de vida y cuidado de la salud. Programas apoyados en mediciones de clima que les permita identificar preferencias y gustos, facilitándoles la creación de portafolios de beneficios tanto individuales como colectivos”.

La Federación Nacional de Cafeteros es uno de los tantos ejemplos que puede encontrar sobre los logros de una organización que se preocupa por alinear sus objetivos con el bienestar de los colaboradores y de la sociedad. Suscríbase aquí y conozca otros casos de éxito alrededor de la gestión de RR.HH.

 

Foto: Cortesía Federación Nacional de Cafeteros.

También le puede interesar