Marzo 22 de 2019

Este país de Europa central no solo es reconocido por su sector bancario y sus emblemáticas navajas. Su fuerte economía y la calidad de vida que les brinda a sus habitantes lo han convertido en un país líder en materia de talento humano.

En los últimos cinco años Suiza ha sido la constante en los primeros lugares de estudios como el Índice Global de Competitividad de Talento (GTCI por sus siglas en inglés) y el World Talent Ranking del International Institute for Management Development (IMD), en los que se evalúa qué tan capacitados están los países para desarrollar su capital humano local, así como para propiciar las condiciones para atraer personal calificado de otros lugares.

Los resultados de ambos estudios en 2018 no fueron diferentes, consolidando a Suiza como un importante centro mundial de talento humano. Por ejemplo, el GTCI destacó con una puntuación de 79,9 su sólido desempeño en los seis pilares que considera el estudio, ubicándose en el primer lugar entre los 119 países evaluados.

Con poco más de ocho millones de habitantes, este país ocupó el primer lugar en retención de talento, el segundo en la categoría de promoción, el tercero en los pilares de crecimiento y disponibilidad de trabajadores con habilidades técnicas y vocacionales, fue quinto en atracción y noveno en habilidades de conocimiento global.

Para Fabio Moscoso, PhD en Economía Internacional de la Universidad Fribourg (Suiza) e investigador de la Universidad EAN, los importantes resultados obtenidos por los suizos en materia de desarrollo, retención y atracción de talento están relacionados con el interés que han demostrado en una formación técnica especializada que atienda las necesidades del mercado laboral.

Lea también: Desarrolle el talento de sus empleados y reténgalos en su organización

 

“Suiza desarrolla y propende mucho por este tipo de formación y la interacción entre estos profesionales, la industria y la empresa es lo que le permite realmente tener altos niveles de competitividad en el mercado laboral”, explica Moscoso y añade que factores como la flexibilidad a nivel de trabajos de tiempos parciales y una educación superior enfocada a la investigación, hacen parte de los elementos que le han permitido a este país ser competitivo.

Y es que la inversión en el sector educativo es una prioridad para ellos. Según datos de Presence Switzerland, organización oficial que forma parte del Departamento Federal de Asuntos Exteriores de Suiza, el sector público invierte unos 35.000 millones de francos suizos al año en el sector educativo, el equivalente del 5,6% del producto interno bruto (PIB), mientras que las empresas financian la formación profesional con 2.800 millones de francos cada año.

Alejandro Paz, gerente ejecutivo en Colombia de Adecco Professional, una de las organizaciones involucradas en la elaboración del estudio del GTCI, concuerda en que el sector educativo suizo hace un aporte por posicionar al país como un referente en la gestión del talento humano, pero resalta también su fuerte economía y la cultura de su gente.

No se pierda: “Los países van a competir por el talento”, director Académico del GTCI

 

“Suiza es como los relojes, exacto, con normas claras, bajos índices de corrupción, altos índices de inclusión laboral, respeto al profesional, con una filosofía de trabajo fuerte pero también con un balance vida-trabajo, que es supremamente importante para ellos”, asegura Paz, quien señala que ese enfoque permite ver a la persona más allá de la fuerza laboral que representa, garantizando condiciones necesarias para una mejor calidad de vida.

Un destino para el talento global

Estos factores también incidieron en que el año pasado los suizos ratificaran su liderazgo en la gestión del talento humano a nivel mundial con el primer puesto en el World Talent Ranking 2018,  reporte publicado por el International Institute for Management Development —escuela de negocios cuyo campus se ubica en Lausana—. Un listado en el que comparte los diez primeros lugares con Dinamarca, Noruega, Austria, Países Bajos, Canadá (único país no europeo), Finlandia, Suecia, Luxemburgo y Alemania.

Este estudio resaltó los esfuerzos adelantados por este país con un cuarto puesto en la categoría de Inversión y Desarrollo y los primeros lugares tanto en el factor Disponibilidad —de habilidades y competencias en el grupo de talentos— como en el de Atracción—que considera la manera en que un país aprovecha los talentos del extranjero—, en comparación con otros 63 países evaluados.

Suiza es líder indiscutible en aspectos como un alto índice de atracción de personal extranjero altamente calificado, cautivados probablemente por la alta remuneración en servicios profesionales y en cargos gerenciales, tres indicadores que fueron considerados dentro del World Talent Ranking y en los que los suizos fueron los primeros.

Le recomendamos: Everis, la compañía que centra su estrategia en el talento

 

Por eso no es extraño que sea uno de los países europeos que alberga en su territorio mayor porcentaje de residentes extranjeros. Según su Oficina Federal Estadística, para 2017 contaban con 2,1 millones de ellos que representaban el 25% de la población nacional, principalmente provenientes de Italia, Alemania, Portugal, Francia y Kosovo.

“Los salarios están muy relacionados con el tipo de actividad económica que realice un país. Suiza se ha caracterizado por producir bienes de un alto valor agregado y el desarrollo del sector servicios, lo que demanda una gran cantidad de mano de obra altamente calificada y permite tener un mayor nivel de salarios”, indica el doctor Moscoso. Esto es contrario a lo que sucede en países dedicados a la producción y explotación de commodities o a la explotación agrícola, campos que no requieren de profesionalización.

Los salarios son un elemento que puede influir no solo en la atracción del talento hacia este país sino en su misma productividad. Para Laura Alba, Senior HR Business Partner de PageGroup en Colombia, si un empleado siente que su remuneración no es justa o adecuada, su motivación para realizar una determinada actividad puede verse afectada.

“No es la única variable, ya que se dan los casos en los que el desafío es tan grande que la persona está altamente motivada. Sin embargo, sentir que se le retribuye y reconoce su trabajo siempre va a ser un factor que incremente su productividad”, afirma Alba. Un punto más a favor de la fórmula del éxito y la competitividad suiza.

¿Quiere conocer más acerca de competitividad para que gestione con éxito el Capital Humano en su organización? Suscríbase a nuestra comunidad y manténgase actualizado.

También le puede interesar