Junio 6 de 2018

¿Envía mensajes a sus colaboradores después de trabajar o tiene que estar pendiente del correo electrónico por si hay alguna novedad en la organización? Esto no suena justo ni para las cabezas de la compañía, ni para los subalternos. Todas las personas, además del trabajo, tienen una vida personal, pero se han olvidado un poco de esto porque en la era de las nuevas tecnologías se ven obligados (en algunas ocasiones) o sienten la necesidad de revisar su celular por asuntos de trabajo, pues temen que algo suceda mientras no están en la oficina o que sus jefes se molesten por no contestar algún mensaje.

De ahí surgieron iniciativas de países como Francia, que creó una ley que otorga el derecho a la desconexión laboral, donde se estipula que las organizaciones y los colaboradores pueden llegar a un acuerdo para dejar de responder e-mails y chats profesionales fuera del horario laboral. Esto con el fin de evitar deterioros en la salud por causa del estrés, mejorar la calidad de vida de los colaboradores, reducir la rotación, entre otros aspectos.

En busca de este mismo objetivo, se han desarrollado planes al interior de organizaciones como Orange, operador de telecomunicaciones, que por ejemplo “le pidió a sus empleados que establecieran tiempo de no utilización de mensajería electrónica, en particular durante las reuniones para facilitar la concentración”, explica el Diario ABC de España. Este también fue el caso de Michelin, el fabricante de neumáticos que “instauró un control de las conexiones a distancia para los directivos que trabajan con carácter itinerante entre las 9 de la noche y las 7 de la mañana en los días laborables, y los fines de semana desde las 9 de la noche de los viernes a las 7 de la mañana de los lunes”, agrega el diario. Le puede interesar: ayudas digitales para optimizar el teletrabajo.

El caso Axa

A la iniciativa francesa se unió España y la compañía de seguros Axa, que afirma que “estar pendientes del trabajo afecta tanto al ámbito personal como al familiar. Por esa razón, se firmó un convenio entre la empresa y los colaboradores que recoge el derecho a la desconexión digital una vez finalizada la jornada laboral”.

El convenio entre Axa y los empleados “contribuye a mejorar todavía más el clima laboral de la compañía y adaptarlo a los nuevos tiempos, fomentando la política de diversidad e inclusión de AXA. Además, es un importante aspecto para facilitar la conciliación de la vida personal y profesional”, cuenta en la página One Magazine, Carmen Corbatón, directora de Relaciones Laborales y Diversidad de AXA España.

De esta manera, la compañía reguló las relaciones laborales después del trabajo a través dispositivos móviles y correos electrónicos, y aseguró que únicamente se podrá contactar a un empleado en caso de fuerza mayor. Lea: la importancia de la comunicación en un proceso de transformación digital.

La aplicación para Colombia

Según Iván Daniel Jaramillo Jassir, investigador del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, “el debate mundial sobre la conciliación de la vida laboral y personal debe llamar la atención en el contexto colombiano, para poner acento en el respeto de los espacios privados de los trabajadores, que contribuyan a un esquema de prevención de riesgos laborales que derivan de la sobrecarga y la constante conexión con las responsabilidades laborales. Por lo que resulta deseable fortalecer los espacios de negociación colectiva como fuente de regulación de derechos laborales”.

Y aunque en Colombia estos espacios no son muy comunes, los departamentos de Recursos Humanos de estas compañías deberían comenzar a pensar de qué manera otorgar este derecho, que le permite tanto a jefes, como a subalternos irse a casa con tranquilidad después de trabajar, aumentando de ese modo la motivación y las ganas de hacer mejor su trabajo. Conozca los 5 conceptos que le facilitarán el proceso de transformación digital.

Además de las actividades que implementan las organizaciones de los casos ya expuestos, se recomienda que se prohíba a los colaboradores llevarse los computadores portátiles de la compañía para el hogar, para así evitar con esa medida que las personas trabajen más de lo estipulado. Asimismo, que se desconecten servidores de correo electrónico institucional durante las horas no laborales.

Pero no se trata de una responsabilidad exclusiva de la organización. El psicólogo ejecutivo Manuel Muñoz considera que el tema del uso de las herramientas tecnológicas, más allá de una ley debe ser un tema de autocontrol. “Es una costumbre enviar mensajes fuera del horario laboral, pero la idea es desconectarse y evitar sobrecargar a las personas en su descanso o los fines de semana. Es de parte y parte, del jefe inmediato de evitar el envío de información y del colaborador de leer y responder los mensajes inmediatamente”.

Aunque se trata de un proceso, no se puede desconocer que la desconexión es un tema que debe entrar en la agenda de los equipos de Recursos Humanos, especialmente si se considera que mantenerse ligado al trabajo día y noche, así como no contar con espacios de esparcimiento y goce de la vida para las personas, trae consigo peligrosos riesgos a sus colaboradores como el tecnoestrés. Aquí le contamos en qué consiste.

También le puede interesar