Marzo 22 de 2018

Fernando Rau, Innovation VP en Great Place to Work México, define Cultural Fit como “la capacidad con la que se ajusta o adapta un nuevo elemento a una cultura empresarial determinada”.

Cuando un colaborador comparte los mismos valores de la organización para la que trabaja hay mayor motivación y satisfacción, por lo que su rendimiento y productividad aumentarán. El Observatorio de Recursos Humanos explica que es “tan importante la conexión emocional, que algunas compañías han optado por guiarse a través de los valores y no por las habilidades o conocimientos puramente técnicos. ¿Por qué? La falta de conocimientos se corrige con formación, pero si no hay conexión con la cultura corporativa al principio, no la habrá nunca”.

En ese sentido, la gerencia de Recursos Humanos debe enfocar sus procesos de selección al hallazgo de personas con Cultural Fit para que los resultados sean exitosos, pues “si no se tiene ese ‘fit’, el equipo tendrá complicaciones y distracciones al intentar asimilar a un nuevo integrante que no encaja”, explica Rau, en el blog de Great Place to Work.

Este experto agrega que antes de que se produzca una nueva contratación en un equipo, “su líder debe asegurarse personalmente de que el candidato se relacione con la cultura y, además de buscar ciertos años de experiencia en una habilidad, se plantee también la búsqueda en términos culturales, que dedique un segmento importante de la entrevista a hablar de eso y que este sea el principal argumento de venta al momento de ofrecer una posición”.

Pero la entrevista no se puede quedar únicamente en la teoría, el reclutador debe explicarle al candidato cómo funciona la organización, llevarlo a conocer los espacios de esta y a las personas que trabajan allí. “Se trata de que el aspirante vaya conociendo los valores y principios de la organización en la que quiere trabajar, se familiarice con ellos y asuma como propios esos comportamientos” se explica en el blog de Talent Clue, software de reclutamiento para atraer y fidelizar.

La selección por Cultural Fit exige analizar las habilidades de la persona de acuerdo con lo que la organización busca, desde su educación y formación, al igual que sus valores, que pueden ser analizados a profundidad en las entrevistas presenciales. Ambas pistas permitirán que el reclutador se dé cuenta o no, si está frente al candidato ideal.

Entre las preguntas que Talent Clue recomienda hacer a los candidatos para tener resultados más acertados están: ¿qué lo atrae de la organización?, ¿por qué quiere trabajar aquí?, ¿cómo es su trabajo ideal?, ¿conoce los valores y principios de la empresa?, ¿cómo describiría la cultura de la organización con base en lo que ha visto?, ¿cómo encajaría en ellos?, ¿cuál es su experiencia en otras compañías con valores similares a estos?, ¿ha trabajado en una empresa en la que no se haya integrado con su cultura?, entre otras.

Teniendo en cuenta las anteriores consideraciones la selección será mucho más sencilla y acertada; “una reciente investigación de la Society for Human Resources Management muestra a los líderes de las empresas más importantes indicando que, ya conociendo a sus colaboradores, hubieran contratado a solo el 60% de ellos. Lo que significa que las razones por las que se contrata a un nuevo colaborador son, por lo general, muy distintas a las que hacen que se arrepientan de la contratación”, afirma Rua.

Además es indispensable teniendo en cuenta que un colaborador alineado con los objetivos de la organización es una persona feliz, que se “pone la camiseta” y trabaja en pro de los objetivos de la compañía.

Existen otras maneras de generar empatía en los colaboradores, encuentre aquí más pautas para hacerlo. También lo invitamos a suscribirse a nuestra comunidad especializada en la Gerencia de Recursos Humanos para enterarse de más tendencias en selección y gestión de talento.

También le puede interesar