Abril 24 de 2018

Dicen que la primera impresión es la que cuenta, pero esto no se cumple del todo en el caso de los despidos, en los que la última imagen o suceso puede ser lo que se quede en la memoria del colaborador, a pesar de los buenos momentos que haya vivido en la compañía. De ahí la importancia de ser cauteloso con este tema y asesorarse bien sobre cómo hacerlo.

El Outplacement es una alternativa favorable para suavizar un poco la tensión que se crea al momento de decirle adiós a un empleado, sea cual sea el motivo. Este concepto se refiere al acompañamiento que hace la organización (en representación de un tercero) al empleado, una vez es despedido.

Según Katia Zuluaga, Gerente de People and Organization de PricewaterhouseCoopers (PwC), una de las firmas consultoras más grandes del mundo, experta en Outplacement, “este es un proceso en el que se acompaña a las personas en su salida de una compañía y en su reincorporación a otra oportunidad laboral. Tiene tres partes: la primera es el manejo del duelo, pues muchas veces se llevan muchos años en una empresa y para ellos es una gran pérdida, por lo que es importante el manejo de las emociones y frustraciones; en segundo lugar está la preparación de la hoja de vida y las entrevistas y, por último, la búsqueda de oportunidades laborales en el mercado”.

¿Por qué hacer Outplacement?

El Outplacement es un tema de responsabilidad social en el que la organización se preocupa por que la persona (que se ha entregado a la compañía tanto a nivel personal, como profesional) no tenga una experiencia frustrante a la hora de despedirse de su lugar de trabajo y emprender una nueva búsqueda. Así, el empleado se lleva una buena imagen de la empresa y esta a su vez, se ve beneficiada en temas de reputación.

Este también es un tema crucial a nivel interno, dado que los colaboradores que se quedan se sienten más tranquilos y no tendrán incertidumbre sobre lo que pueda pasar con ellos, pues ven cómo esas personas que salieron (que en muchas ocasiones son sus amigos) han recibido apoyo, coaching y se han podido reubicar gracias al programa de responsabilidad social de la organización.

“Cuando las organizaciones despiden a las personas de forma equivocada, el clima organizacional y la productividad se afectan y los colaboradores empiezan a preocuparse, por lo que trabajar desde el área de Recursos Humanos por implementar un programa de Outplacement en la empresa favorecerá los procesos, más aún cuando este es tercerizado, porque le facilita al departamento dedicarse a otros aspectos, como desarrollar estrategias en pro de un buen ambiente laboral dentro de la compañía”, agrega Zuluaga.

Yolanda Portolés, coordinadora académica del Máster en Dirección de Recursos Humanos de la UPF Barcelona School of Management, explica en el diario La Vanguardia que hacer Outplacement permite que haya “menos ansiedad para el gerente. Tener que decirle a una persona que la empresa ya no cuenta con ella suele ser uno de los momentos de más ansiedad y estrés en los directivos. Sin embargo, una planificación desde el departamento de Recursos Humanos, con un protocolo a seguir, facilita la tarea de estos responsables”.

“La manera de gestionar los despidos será clave también para posicionar a la organización en rankings, donde son los propios colaboradores quienes determinan, a partir de su experiencia, cuáles son las mejores empresas para trabajar”, agrega Portolés.

“Muchas empresas colombianas han venido avanzando en el tema de la gestión del talento y en el reconocimiento del valor de la persona. Igual que los procesos de selección, en los que se cuida la imagen para atraer talento, en los despidos siempre es importante cuidar la marca empleadora, y el Outplacement es una buena alternativa para hacerlo”, concluye Zuluaga.

¿En su organización hacen procesos de Outplacement? De ser así, cuéntenos su experiencia a través de Facebook y LinkedIn o reciba más información sobre otros temas de gestión humana uniéndose a nuestra comunidad.

También le puede interesar