Marzo 9 de 2018

Hablar de política no es fácil. Cada persona tiene una posición distinta frente al tema y, por supuesto, diferencias con las apreciaciones de los demás; es por eso que la primera recomendación para las áreas de Recursos Humanos es no mezclar los procesos organizacionales con las elecciones, pues según la Misión de Observación Electoral (Moe), “muchas veces por incentivar el voto en las compañías, se hace mal y esto puede generar presión en el elector”.

En lugar de esto, la Moe enfatiza en que se promueva el debate libre, sin presionar o intimidar a los trabajadores por las preferencias que estos tengan por uno u otro candidato. Según Luis Eduardo Bello, gerente administrativo y financiero de la transnacional de ingeniería SAEG Engineering Group, en su compañía se tiene un espacio de desayuno los viernes, que aprovechan para hacer debates. Es algo más informal, pero permite que las personas se sientan en la libertad de opinar sobre sus posiciones políticas sin que la organización esté diciéndoles por quién votar.

“En lo político, las áreas de Gestión Humana no se involucran mucho, porque en los reglamentos internos de trabajo se aclara que uno puede pertenecer a cualquier partido siempre y cuando no se promulgue desde la empresa, por eso preferimos no participar en ese tipo de cosas, porque pueden decir que se está promoviendo que voten por algún candidato”, explica Paola García, directora de Gestión Humana de Grupo Semana.

Una interesante visión desde la academia nos la entrega Jair Vega, sociólogo y magister en estudios políticos, quien indica que “cualquier acción diferente (a la misma naturaleza de las empresas) sería injerencia en asuntos que son del resorte de los trabajadores y podría verse como una presión política”.

Vega cuestiona que algunas empresas inviten a candidatos a dar discursos a sus empleados u organizar encuentros informales amparándose en el fomento de la democracia, ya que “en todo caso se presenta una relación de poder entre la empresa y los trabajadores que termina siendo intimidante y finalmente terminan proponiendo los candidatos que defiende el consejo directivo”.

Ahora bien, el verdadero papel de las organizaciones durante esta época es con el apoyo a la Registraduría Nacional del Estado Civil, entidad a la que se envía una relación del personal capacitado para participar como jurado de votación en las elecciones. A este grupo de empleados no pueden pertenecer mujeres embarazadas, personas que trabajen los domingos o que su rol les exija trabajar ese día, colaboradores incapacitados y colaboradores en vacaciones.

En el caso de las empresas del Estado, como la rama judicial, por ejemplo, la semana después de las elecciones no se realizan audiencias, en vista de que los jueces deben ser escrutadores (quienes recontean los votos). Esta es una obligación de estos colaboradores, por ser servidores públicos.

Otro factor a tener en cuenta es el certificado electoral. El colaborador que presente este documento tendrá medio día de descanso compensatorio remunerado, que puede hacerse efectivo hasta treinta (30) días después a la fecha de la elección. Para ello, es importante que las cabezas de equipo conversen con sus subalternos sobre el momento en el que se tomará este beneficio para que no haya cabida a reprocesos o malos entendidos. Lo mismo debe suceder con los jurados de votación, quienes tienen derecho a un día de descanso compensatorio remunerado, dentro de los 45 días siguientes a la fecha de votación.

Aparte de los tres puntos anteriores, en caso de que su organización esté participando con algún tipo de financiación a campañas políticas, que según la Moe, “en Colombia es una forma legítima de participar en la democracia y de expresar las preferencias políticas”, se debe “fijar lineamientos para la financiación (donde se impongan límites, alcance y causa de las donaciones), verificar que la personería jurídica de los partidos o movimientos que quieran apoyar esté reconocida por el Consejo Nacional Electoral y que sometan a decisión de la junta directiva o de socios la aprobación de la donación”, agrega el ente de monitoreo. Conozca aquí más detalles sobre la financiación de campañas políticas.

Tener en cuenta los anteriores aspectos permitirá que Gestión Humana, y la organización en general, sean responsables ante un hecho coyuntural en el país, como lo son las elecciones del Congreso y de la Presidencia de la República.

Lo invitamos a conocer más temas de actualidad suscribiéndose a nuestra comunidad especializada en Recursos Humanos.

También le puede interesar