Abril 9 de 2019

De acuerdo con el Índice Global de Brecha de Género de 2018, elaborado por el Foro Económico Mundial, Colombia ocupó el puesto 40 de 149 países analizados, cuatro puestos abajo con respecto al año anterior.

Según el Foro Económico Mundial, existe desigualdad de género cuando no hay las mismas posibilidades para mujeres y hombres en la economía y el mundo laboral cualificado en política, acceso a la educación y esperanza de vida. Según estos criterios, Colombia tiene una brecha del 72,9%.

Hablando de la brecha de género en el ámbito laboral, primero se debe tener en cuenta que la educación formal y los ingresos están directamente relacionados; desde que las mujeres se ganaron el derecho al estudio en Colombia, ellas empezaron una maratónica carrera en busca de la igualdad laboral, reto que sigue siendo grande.

Para el trimestre de noviembre de 2018 a enero del 2019, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), la tasa de desempleo para las mujeres fue del 14% y la de hombres del 7,8%, aun cuando el 51,1% de la población en edad de trabajar es mujer y cuente con el mismo nivel educativo. Por ejemplo, de las personas desempleadas que tienen un título universitario, el 10,9% es mujer y el 8,5% es hombre.

El mayor argumento por el que no se contratan mujeres es que se les atribuye la economía del cuidado, es decir, el trabajo no remunerado del hogar, relacionado con la limpieza, el cuidado de niños, personas con alguna discapacidad o adultos mayores.

“Está medido que una mujer por tener hijos, personas mayores o con discapacidad que cuidar, tiene un 17% menos posibilidades de conseguir empleo que un hombre, que solo tiene 5% menos probabilidades si cuenta con alguien a su cargo, pues por cultura se considera que la mujer pedirá más permisos para cumplir con esas cargas familiares”, afirma Iván Jaramillo, director del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario en una entrevista hecha por El Colombiano.

Le puede interesar leer: Mujeres y liderazgo: retos para superar el prejuicio

En Colombia y otros países hay leyes para que, sin importar el género, religión o raza el pago sea el mismo. Sin embargo, los sectores para los que más son empleadas las mujeres siguen teniendo contratos precarios; según el Dane las áreas en las que más se contratan mujeres son Servicios comunales, sociales y personales (66,7%) y Comercio, hoteles y restaurantes (50,6%). El sector de transporte, almacenamiento y comunicaciones solo cuenta con un 14% de mujeres contratadas.

Las oportunidades se van cerrando en los cargos gerenciales. Según el informe PAR de Aequales, una consultora empresarial que fomenta la equidad de género, únicamente el 35,37% de los puestos de junta directiva son ocupados por mujeres, a pesar de que, según el Instituto Peterson de Economía Internacional, las empresas que tienen por lo menos un 30% de mujeres en posiciones de liderazgo, son desde un 15% hasta un 30% más rentables.

Este artículo también le puede gustar: Las ventajas de ser una organización inclusiva con las mujeres

Según un estudio del IBM Institute for Business Value (IBV), las brechas de género laborales a nivel global podrían persistir hasta 2073, a menos que las empresas prioricen el avance de las mujeres. Mientras tanto, Latinoamérica pierde US$6,7 billones de ingresos debido a las brechas de género. No permita que su empresa pierda ingresos, contrate con las mismas condiciones sin importar el género.

En Capital Humano ofrecemos contenido para que usted mejore la gestión del talento en su empresa. Suscríbase y esté al tanto de cómo puede hacerlo.

También le puede interesar