Page 36

CAPITAL HUMANO II

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, una de cada cinco personas en edad laboral padece algún 36 CALIDAD DE VIDA desorden mental, entre los que se encuentran ansiedad, depresión y estrés. ¿Cómo enfrentar estos problemas cuando los manifiestan empleados de una empresa? Los problemas de tipo psicológico y psiquiátrico en el ámbito laboral son mucho más usuales de lo ima-ginado no solo porque quienes los sufren no lo comunican a sus superiores para evitar el estigma que estas enfer-medades traen consigo, sino también porque hay una gran cantidad de perso-nas que las considera ‘normales’ dentro del día a día en una compañía. El estudio Sick on the Job? Myths and Realities About Mental Health and Work, divulgado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económi-cos (OECD) en 2011, explica que los desórdenes mentales severos son extra-ños y que entre los desórdenes mentales comunes (CMD por sus siglas en inglés) se encuentran la depresión y la ansiedad. De igual manera, asegura que “alre-dedor de 20% de la población con edad laboral, en un país miembro de la OECD, sufre de un desorden mental en un senti-do clínico. Esto implica que el riesgo de experimentar este tipo de enfermedades en cualquier momento de la vida laboral es alto para todas las personas”. Cuando síntomas recurrentes como el absentismo, el mal rendimiento, problemas de relaciones interpersonales y agudos in-dicadores de estrés aparecen, la empresa CUANDO LA SALUD MENTAL DECAE “siempre debe apoyarse de la EPS y la ARL. Generalmente el tema de una enfermedad, independientemente de la que sea, comienza por la EPS, donde se lleva a cabo un proceso de evaluación y de acercamiento al puesto de trabajo en el que deciden si remitir al empleado a medicina laboral para determinar si es una situación que se está generando a raíz del trabajo como tal. En ese instante, uno como empresa debe seguir los li-neamientos y recomendaciones dicta-dos por el médico laboral”, dice Nadia Tobón, directora de Gestión Humana de Publicaciones Semana. Según el artículo “El trabajador con problemas de salud mental. Pautas generales de detección, intervención y prevención”, “en general, el hecho de tener un empleo protege la salud mental. Sin embargo, el trabajo puede también intervenir como causa o agravante de los pro-blemas de salud a través de tres fac-tores fundamentales: condiciones del medioambiente material, psicológico y socioeconómico, que suelen actuar de forma acumulativa y negativa so-bre la salud del trabajador”. FACTORES DE RIESGO En la resolución 2646 de 2008, el Mi-nisterio de Protección Social estableció disposiciones y responsabilidades para prevenir, intervenir y monitorear, entre otras cosas, los factores de riesgo psicoso-cial en el trabajo. Dichos factores “com-prenden aspectos del puesto y del entorno de trabajo, como el clima y la cultura or-ganizacional, las funciones laborales, las relaciones interpersonales en el trabajo Nadia Tobón Gómez, directora de Gestión Humana de Publicaciones Semana. Viviola Gómez Ortíz, psicóloga, profesora e investigadora de la Universidad de Los Andes.


CAPITAL HUMANO II
To see the actual publication please follow the link above