Page 22

CAPITAL HUMANO II

22 COLUMNA PELIGROSAS ASIMETRÍAS Los asuntos laborales han tomado un protagonismo creciente en las rela-ciones comerciales internacionales. Las cláusulas sociales de los TLC (Tratados de Libre Comercio) obligan a ciertos estándares mínimos globales, cuyo respeto se exige a los países y empresas. En lo laboral se remiten a la Declaración de Principios y Derechos Fundamentales de la OIT (Organización Mundial del Trabajo) y a las Normas Internacionales del Trabajo vinculantes para los respectivos países. Al comparar la situación de Colom-bia con la de naciones que han suscrito o firmarán acuerdos de libre comercio, es notorio que el país tiene más obliga-ciones internacionales si se compara con varios de sus socios. Esto genera peligro-sas asimetrías regulatorias que pueden ocasionar problemas, como ya pasó con el TLC con Estados Unidos. Colombia ha ratificado 61 Convenios OIT y tiene 54 en vigor como legislación nacional; Estados Unidos ha ratificado 14 y tiene 12 en vigor; Canadá 34 y 22; Corea 29 y 27, y Japón 49 y 38, respectivamente. De los ocho convenios fundamentales de la OIT, el gigante norteamericano solo ha firmado dos y Colombia, ocho. El incumplimiento de los compro-misos laborales internacionales puede ser penalizado no solo con sanciones le-gales, sino también morales o políticas. En el Informe de 2014 de la Comisión de Expertos en Aplicación de Conve-nios y Recomendaciones, órgano inde-pendiente de control establecido por la Conferencia Internacional del Traba-jo, se menciona a Colombia por casos de incumplimiento del Convenio 81 sobre Inspección del Trabajo, ante lo cual el Gobierno nacional tuvo que dar explicaciones frente a dicha instancia de control. Aunque la situa-ción de Colombia frente a la OIT ha mejorado en los últimos años, el país ha estado cerca de que la misma le apruebe una Co-misión de Encuesta, mecanismo de acom-pañamiento y monitoreo al que se recurre cuando un Estado Miembro es acusado de rea-lizar violaciones persistentes y graves a los convenios. No obstante, dicha Comi-sión no deja de ser una sanción interna-cional, lo cual constituiría una barrera importante para el despliegue de la po-lítica de comercio exterior colombiana. Esto permite planear ciertas ideas so-bre lo que podría ser una sana actitud en la política pública laboral. Conviene que el Gobierno sea más consciente de la relevancia de la OIT en la estrategia de inserción en los mercados globales y no siga suscribiendo ligera-mente los convenios que se aprueban en la Conferencia Internacional del Traba-jo. A ese foro deben ir, como represen-tantes del Gobierno, técnicos expertos de los Ministerios de Trabajo, Comer-cio y Relaciones Exteriores, en lugar de funcionarios de las distintas ramas que muchas veces van de turismo. El Congreso debe actuar con más responsabilidad y ratificar únicamente los Convenios OIT que el país pueda cumplir. Hay que superar la actitud de 'república bananera', que incita a rati-ficar todo convenio sin medir sus impli-caciones. Ligerezas en este sentido se pagan muy caro más adelante. El buen nombre y credibilidad son de los más va-liosos activos en las relaciones exteriores. JAIRO BURGOS DE LA ESPRIELLA FOTO: Carlos Forero Abogado y Consultor Empresarial en la firma Liderazgo & Transformación, con especializaciones en Derecho de Sociedades y Derecho Laboral. Máster en Science of Management de la Arthur D. Little School of Management y en Administración y Políticas Públicas de la Universidad de Harvard. Exvicepresidente de Gestión Humana del Grupo Bancolombia. Por último, los Ministerios de Tra-bajo, Relaciones Exteriores y Comercio deben evaluar con juicio el tema para asegurar el cumplimiento riguroso de aquellos compromisos laborales inter-nacionales que el país quiere y puede cumplir o, si es del caso, activar los me-canismos del derecho internacional para sustraer al país de obligaciones impo-sibles de cumplir. Por el buen nombre del país y por la eficacia de su política comercial es preferible quedarnos solo con los convenios cuyo cumplimiento podamos honrar. Es mejor colorados un minuto que pálidos toda la vida.


CAPITAL HUMANO II
To see the actual publication please follow the link above