Page 15

CAPITAL HUMANO II

DUCIR CAPITAL HUMANO DMEJOR espués de una década de bo-nanza económica, América Latina y el Caribe han logra-do mejorar sus indicadores de creación de valor agregado en el sector productivo. Según el Banco In-teramericano de Desarrollo (BID), en los últimos años la inversión en inno-vación supera la media de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Según este organismo multilateral de financiamiento, el gasto regional para la compra de bienes de capital y equipos relacionados con innovación oscila entre 50 y 81% del rubro de in-novación, mientras que en la OCDE este se ha movido entre 10 y 40%. De acuerdo con la Red de In-dicadores de Ciencia y Tecnología Iberoamericana e Interamericana (RICYT), a partir de 2008 la inversión como porcentaje del PIB en activida-des de ciencia, tecnología e innovación (ACTI) superó 1,0% en ALC. Para el caso de Colombia, en términos genera-les dicho desembolso se acerca a 0,5%. En el país, aunque el reto es au-mentar dicha participación, hay sec-tores que hacen su trabajo. Tal es el caso de las empresas que son el primer responsable en ejecución y el segun-do en financiamiento en ACTI solo superado en este segundo rubro por el Gobierno. En 2012, según el Ob-servatorio Colombiano de Ciencia, Tecnología e Innovación (OCYT), es-tas ejecutaron 1,10 billones de pesos y financiaron proyectos en este campo por 903.368 millones de pesos. Según el mismo organismo, en-tre 2003 y 2013 el sector productivo nacional ejecutó 9,37 billones de pe-sos, de los cuales 71,93% correspon-dió a actividades de innovación y 28,07% se dedicó a Investigación+- Desarrollo (I+D) / R&D. Según este panorama, y teniendo en cuenta que la innovación está liga-da a la producción, la creación de va-lor agregado sigue siendo un propósito que las empresas deben perseguir para transformar su cultura organizacional. Esto cobra más fuerza si se tiene en cuenta que en el país hay más de 2,8 millones de unidades productivas se-gún la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio (Confecámaras). Para Julián Domínguez, presi-dente de Confecámaras, existe una percepción general de que el con-cepto de innovación está asociado a una “tierra de pocos, a un proceso aislado, ajeno y dependiente de la tecnología y un gran músculo finan-ciero”. Sin embargo, según su visión, la esencia de este tipo de iniciativas es el capital humano. “Debemos recordar que el mo-tor de toda innovación, sea pequeña o grande, son las personas; son ellas quienes, en el desarrollo de su traba-jo diario, aprenden y aplican nuevos conocimientos, reflexionan sobre có-mo realizar mejor y de forma más sencilla sus tareas, tratan de opti-mizar su tiempo, toman decisiones, MARZO 2015 15


CAPITAL HUMANO II
To see the actual publication please follow the link above