Mayo 29 de 2018

Igual que sucede con la tecnología, pasa con el entorno de Recursos Humanos: llegan nuevas tendencias y términos que resultan raros para muchos, pero que cada vez se van adhiriendo más al lenguaje de esta área. Estos son algunos de los más comunes.

Cultural fit: también conocido como fit cultural, puede sonar cómico pero hay quienes relacionan el término con deporte y no tiene nada que ver con ello. Se trata de la capacidad con la que se ajusta o adapta una persona a la cultura de una compañía, es decir, que el colaborador comparta los mismos pensamientos de la organización, esté de acuerdo con ellos y los promueva. Por lo general, el fit cultural se pone en evidencia desde el proceso de selección, en el que el aspirante recibe la información necesaria sobre la empresa e identifica si realmente sus valores y principios están alineados con lo que la esta promueve. Conozca más sobre esa conexión emocional haciendo clic.

Engagement: este concepto nació con el tema digital, haciendo referencia al compromiso que se establece entre la marca y el consumidor. Recursos Humanos no es ajeno a este término y por eso es común escucharlo cuando se habla de cultura organizacional, pues está relacionado con el compromiso del colaborador con la compañía, solo que en lugar de generar credibilidad hacia una marca, se aumenta el sentido de pertenencia y el deseo de “sacar la cara” por la organización. Tanto así, que los empleados van a trabajar porque aman lo que hacen, más allá del salario. ¿Quiere saber cómo generarlo? Encuentre la respuesta aquí.

Gamification: este término hace referencia a una tendencia de aprendizaje que se basa en juegos, con el fin de que los colaboradores entiendan mejor los cambios o los procesos que están desarrollando en la organización o para generar un aprendizaje sobre su labor. También sirve para dar reconocimiento, por ejemplo, se puede incentivar a que por cada acción positiva se le dé un punto al colaborador y al final habrá una recompensa por ello. Esto lo que hace es motivar al empleado y generar una experiencia dinámica. Aquí le contamos cómo ejecutarlo en la compañía.

GAP: es un término en inglés que significa brecha, por eso en RR.HH. se utiliza para señalar el espacio entre las competencias y habilidades que tiene un colaborador actualmente y las que requiere para cumplir su rol. Este balance debe hacerse de manera colectiva (revisar los déficits de competencias de la organización para determinar cuál será la estrategia de desarrollo de la compañía) e individual (recoger información del desfase entre el perfil que se requiere y el que posee en el momento el empleado).

Mentoring: este concepto suele confundirse con el Coaching, por tratarse también de una tarea de acompañamiento. Sin embargo, el primero está enfocado en lograr objetivos a corto plazo, mejorar el desempeño, entre otros aspectos. El Mentoring es el proceso de transmisión de conocimiento en el que una persona les enseña a los demás sobre algo que sabe y les ayuda a desarrollarlo. Allí el mentor más que guiar, actúa como modelo, consejero y fuente de inspiración para que los colaboradores salgan adelante.

Outplacement: es una práctica que se ha convertido en tendencia en los últimos años, pues cada vez son más las organizaciones que lo aplican. Consiste en contratar a un tercero para que realice un acompañamiento a los colaboradores que son despedidos de la organización; funciona también como un programa de responsabilidad social, pues la empresa es consciente de que las personas al perder un trabajo se sienten desorientadas y que la mejor manera de que salgan adelante es recibiendo apoyo durante su periodo de “duelo” o mientras encuentran un nuevo trabajo. Así puede aplicarlo.

Recursos Humanos es una labor que abarca infinidad de temas y tendencias, por lo que estos son solo algunos conceptos que vale la pena tener en el radar para trabajar con más propiedad y aplicar nuevas tendencias a las labores diarias. Regístrese en nuestra comunidad y continúe actualizándose.

También le puede interesar